Sobre la justicia o lo justo. Parte 1.

in #spanish3 years ago

¡Hola steemit! Hoy les hablare sobre un tema que nos incumbe a todos la justicia, en este caso con referencia en la justicia Socrática.

pexels-photo-534204.jpeg

La filosofía socrática, entiéndase por ella toda rama filosófica que este regida bajo los argumentos expuestos en los diálogos socrática escritos por Platón, trata muy de cerca el tema de la virtud, el actuar bien, sin importar las circunstancias, ya que, como se puede ver en Critón, cuando Sócrates fue condenado injustamente por toda la ciudad de Atenas, sentado en la celda esperando el momento de tomarse la cicuta y su buen amigo Critón, interlocutor del diálogo, se aproxima a él, presentándose una solución a la muerte próxima, es decir, escapar de la celda, Sócrates primero, como tiene por costumbre, le pide examinar si es justo o no el escaparse de la pena de muerte, así como expone en el pasaje 48 b-c de dicho diálogo: “… examina, además, si también permanece firme aún, para nosotros, o no permanece el razonamiento de que no hay que considerar lo más importante el vivir, sino el vivir bien.”- (Plantón, Critón, 48 b-c), Sócrates deja muy en claro que no le sirve de nada el salvar su vida si no obra de buena manera; ya que él, sabe lo que es bueno y (socráticamente hablando) si sabes lo que es bueno por consiguiente eres bueno, pues, nadie erra voluntariamente(si se comenten errores es por el desconocimiento de lo bueno y mejor) , de modo que, si sabes lo que es el bien, no has de obrar mal, y si obras mal, no sabes lo que es el bien, sino, que crees saberlo, pues, el obrar mal perjudica al que comete el error y no se obra para perjudicarse a si mismo, “la estrecha relación entre la virtud y el saber es característica de Sócrates y Platón”- (Russell, 2010, p.153).

thumb_600x0_socrates-1.jpg

Así, en el Critón, observamos como la virtud va por encima de la vida, no te sirve de absolutamente nada vivir, sino vives bien, es preferible la muerte, otro aspecto importante que se observa en el diálogo es el no violentar las leyes, si se hace, es equivalente a intentar asesinar a tu ciudad a tu polis, que es equivalente a violentarte tanto a ti como a tus allegados, como dicen las leyes a Sócrates en Critón, 50 a-b: “… te parece a ti que puede aún existir sin arruinarse la ciudad en la que los juicios que se producen no tienen efecto alguno, sino que son invalidado por particulares y quedan anulados…”-(Platón, Critón, 50 a-b). Con esto ya no sólo está el vivir bien, que no es tan fácil de comprender para nuestra concepción contemporánea más protagórica, sino, que también entra en juego la legalidad de las cosas, el cumplir las leyes sin importar que, pues, como se señala en 51 a-e, al ser leyes democráticas admiten que se les persuada, que se llegue a un acuerdo de no estar conformes con ellas, si por el contrarío, no se intenta persuadir a las leyes ni marcharse de la ciudad, las leyes dan por supuesto que se ha llegado a un acuerdo con ellas, al cual no sería justo faltar (Platón, Critón), y volvemos a la primera problemática planteada, del mismo modo que los acusadores de Sócrates en el diálogo Apología, cometieron ambas faltas, ya que la una implica a la otra.

Fin de la parte 1, en la parte 2 serán expuestas algunas problemáticas de esta justicia.

Sort:  

Me encantó está reflexión estimada amiga Andrea!!
Me viene a la mente priorizar el vivir antes que el sobrevivir, lo cual contradice la ley natural de la sobrevivencia en la cual se basa la justicia de la sociedad.
Vivir con dignidad, con virtud, con verdadera justicia es vivir.
La sociedad se defiende de los hombres que le resultan peligrosos aplicando leyes injustas.
Un fuerte abrazo desde Chile!!!

Posted using Partiko Android

Muchas gracias!, ciertamente en una sociedad funcional se ha de priorizar el 《vivir bien》, el acercarnos lo las posible a la virtud; esto según lo veo es acercarnos a la parte de nosotros que nos hace 《hombres》en lugar de animales, para así actuar correctamente.

Posted using Partiko Android

   Muy cierto querida mía, aquello más importante en la vida de cada uno es el vivir bien. Todo lo referente a las virtudes del hombre debe ser examinado con inmenso detenimiento. En la época de la sobreabundancia del 'conocimiento' debemos centrar nuestra atención a la inmersión contemplativa para de este modo lograr analizar los supuestos que nos impone la sociedad que ella asume, de esta manera podremos analizar —con ayuda de la razón— qué es en verdad lo justo y luego (si llegamos a una conclusión satisfactoria) obraremos en consecuencia.