Steem Football #7 - Revista digital de fútbol de la comunidad Steem Sports

in Steem Sports🏈🏀⚾⚽🏁2 years ago (edited)

Steem Football (7).png

Fuente Imagen editada en Canva.com

Read this magazine in english

Diseño sin título (1).png

1.png

Bienvenidos al fútbol sudamericano

Se acerca una nueva final de la Copa Libertadores, Flamengo y Palmeiras decidirán al próximo campeón continental. Esto me hizo recordar la que probablemente fue la final más mediática e importante de la historia de la Libertadores, aquel SuperClásico River - Boca, del cual se cumplieron 3 años esta semana. Eso me hizo reflexionar en el fútbol sudamericano, en todo lo que rodeó a aquel gran evento futbolístico y todo lo que terminó pasando.

Yo tenía fe. De verdad confiaba en que podíamos estar a la altura de un partido de semejante magnitud al cual la historia nos llamaba. De verdad pensé que en ese escenario en el cual el mundo tenía el ojo puesto en nosotros, podríamos dar cátedra y dar una imagen diferente a como nos perciben; pero las cosas no podían ser diferentes. Convertimos “El evento futbolístico del siglo” en “El bochorno del siglo”.

Recuerdo que en las semanas previas del partido de ida en La Bombonera, un gran medio argentino entrevistó a dos periodistas chinos que habían cruzado el mundo para cubrir la final. Ellos comentaban que el objetivo de su viaje era que la población china pudiera comprender la pasión única que conllevaba el fútbol sudamericano, en particular del argentino y porque todo lo que rodeaba este partido era tan importante como para compararse con un Real Madrid – Barcelona.

Queridos amigos asiáticos, europeos, norteamericanos, africanos, oceánicos…Bienvenidos al fútbol sudamericano: buses apedreados por retrasados mentales, fallos en los protocolos de seguridad, ineptitud policial, futbolistas agredidos, incompetencia de la CONMEBOL, disturbios dentro del estadio, disturbios fuera del estadio, enfrentamientos entre aficionados y la policía, enfrentamientos entre aficionados del mismo equipo por obtener unas entradas, actos vandálicos y criminales en las periferias del estadio, asaltos entre los mismos aficionados para robar entradas…todo eso en sólo un día en la final del torneo más prestigioso en el continente. Es lo que somos, no podía ser de otra manera.


7(2).png
Fuente Imagen editada en Canva.com

Quisiera decir que todo el continente se escandalizó por lo ocurrido en Buenos Aires, pero la verdad es que no. Lamentablemente en Sudamérica estamos acostumbrados a estas reprochables y bochornosas situaciones. No es la primera vez que sucedía y mucho menos la última.

Esto hizo que me preguntara ¿ocurriría esto en la UEFA Champions League? La respuesta inmediata es no. Y debo compararme con Europa porque es el primer mundo futbolístico y social. No digo que allá sean perfectos, países como Rusia, Turquía o Serbia deben lidiar con fanaticadas violentas. Pero en las principales ligas de Europa que ocurra esto es impensable, mucho menos en la máxima competición de clubes del mundo, como lo es la Champions.

Y la realidad es que en la Libertadores, la máxima competición del continente americano, debería ser inaceptable que ocurrieran esas cosas. Pero cómo dije antes, lamentablemente estamos acostumbrados. En corto, se me viene a la mente el partido entre Palmeiras y Peñarol en 2017. Allí Felipe Melo golpeó a un jugador del Peñarol y se armó una trifulca en el campo. Lo peor es que eso se trasladó a las gradas donde las aficiones rivales siguieron el ejemplo de sus ídolos, quienes aún en los vestuarios continuaron peleando.

Y qué decir del SuperClásico Argentino en la Libertadores 2015, cuando fanáticos de Boca Juniors arrojaron gas pimienta a los jugadores de River Plate cuando se disponían a salir por el túnel para disputar el segundo tiempo. Y para mejor ejemplo, lo ocurrido este mismo años en los 8vos de final de la Libertadores cuando en el partido entre Santos e Independiente, los aficionados brasileños arrojaron bombas al campo de juego, seguido de estampidas en las gradas e intentos de invasión del campo que obligaron a la suspensión del juego. Como cosa extraña, todo derivo en enfrentamientos entre la policía y aficionados en las adyacencias de las gradas. Y sólo mencione casos ocurridos en la Libertadores, porque si nos ponemos a hablar de lo que pasa en las ligas locales podríamos estar aquí todo el día.


8(2).png
Fuente Imagen editada en canva.com

¿Creen que es aceptable que en la historia del fútbol argentino hayan muerto más de 300 personas por enfrentamientos violentos dentro y fuera de los estadios? Aún tenemos muy fresco en la memoria el recuerdo del hincha de Belgrano que fue asesinado en el estadio Mario Alberto Kempes por fanáticos de Talleres.

La triste realidad es que la violencia se ha vuelto la mancha y marca distintiva del fútbol en nuestra región. Y lo peor de todo es que no se ve una solución en corto plazo. Las ligas más grandes del continente (Argentina y Brasil) lejos de poner el ejemplo y marcar pauta en contra de estas situaciones que nos desprestigian, son las que llevan la cabeza en cuanto a hechos violentos. En Argentina lo mejor que se les ocurrió fue prohibir la entrada de hinchas visitantes al estadio, una medida que no parece efectiva ni duradera.

Y todos sabemos que no todos los aficionados son culpables, hay gente que va en familia al estadio por amor a su club y para disfrutar del espectáculo. Pero hay una minoría que echa todo a perder y que no tengo miedo de decir que son el cáncer del fútbol moderno: Las barras bravas. Las facciones más radicales de fanáticos son los grandes causantes de estos problemas. Es más, no merecen ni siquiera ser llamados fanáticos, porque matarse con otras personas no es “amar los colores”.

Lo ciertos es que las barras bravas son organizaciones criminales que los dirigentes de los clubes han buscado institucionalizar dándoles cierto poder y beneficios, pero se les ha salido de las manos. Las barras bravas, más que organizaciones que alientan a sus equipos, se han vuelto un negocio muy peligroso.


3(2).png
Fuente Imagen editada en canva.com

¿Por qué no nos miramos en el espejo de Europa? En España el Barcelona tomó la firme decisión de deshacerse de las facciones más radicales de la afición: les vetaron la entrada al estadio, los persiguieron y deshicieron sus negocios ilegales. Y el resultado ha sido inmejorable.

¿Y qué mejor ejemplo que el del fútbol inglés? En los ’70 y ’80 los llamados hooligans eran la deshonra del fútbol inglés. Sin embargo, una reforma impulsada por el gobierno británico hizo que se les prohibiera la entrada a estos “fanáticos”. Sanciones más severas, mayor inversión en la fuerza policial y reacondicionamiento de los estadios salvaron al fútbol inglés. El resultado fue el nacimiento de la moderna y atractiva Premier League, la mejor liga del mundo y la que mayores réditos económicos produce.

En Sudamérica podremos tener más talento que en cualquiera otra región, pero mientras no logramos eliminar el cáncer que representa la violencia, seguiremos siendo fútbol del tercer mundo. Si la CONMEBOL, junto a las Federaciones locales y los equipos se lo propusieran, fuera posible. Pero la realidad es que todo es un negocio y simplemente no conviene. Seguirán muriendo hinchas, seguiremos siendo una vergüenza como cultura y como sociedad. Tenemos la forma de hallar la solución definitiva y dar el siguiente paso para ser del primer mundo futbolístico, pero los dueños del fútbol de continente no quieren hacer nada al respecto, se resignaron a creer que la violencia en las canchas es parte de lo que somos. Lamentablemente “violencia” y “fútbol sudamericano” seguirán siendo sinónimos y no cambiará dentro de poco, o mejor dicho, no queremos que cambie.

Diseño sin título (1).png


5.png

David Beckham: el hombre que revolucionó el fútbol

Sir David Beckham: millonario, modelo, celebridad, empresario, filántropo, Caballero Real del Imperio Británico…y futbolista. Hablar de Beckham es contar la historia de un futbolista que lo último en lo que nos hace pensar es en fútbol. Una celebridad en todo derecho, un ícono de la moda mundial, un futbolista que tocó las mieles de la gloria deportiva; convirtiéndose en una de las caras más reconocidas del mundo gracias a lo que hacía dentro y fuera de la cancha. Repasemos la metamorfosis de un jugador estrella que se transformó en el futbolista más mediático de la historia; el hombre que revolucionó el fútbol.

Beckham: el futbolista.


6(2).png
Fuente Imagen editads en Canva.com

David comenzó sus andanzas en el fútbol profesional de mano del Manchester United, fichando por el conjunto red devil como pedido expreso de Sir Alex Ferguson. Beckham formó junto a Ryan Giggs, Paul Scholes, Nick Butt y los hermanos Neville la famosa “Generación del ‘92”. Estos Fergie Babes arrasaban en los torneos de categorías inferiores, dejando claro que el futuro del club era brillante.

Pero no fue sino hasta la temporada 1995-1996 que David Beckham logró afianzarse como titular en el primer equipo. Con 20 años, el inglés se convirtió en uno de los ídolos del equipo, completando una gran temporada que los hizo acreedores de la Premier League y la FA Cup; los primeros títulos de los muchos que ganaría Beckham en el United.

La principal característica de Beckham y lo que lo hizo famoso, era su sublime golpeo de balón. Desde sus mismos inicios se convirtió en el mejor centrador del mundo y terminaría siendo para muchos, el mejor lanzador de tiros libres de la historia. El inglés tenía una de las piernas derechas más educadas que este deporte ha visto, capaz de hacer cambios de banda de 50 metros con exactitud quirúrgica y de poner el balón en la cabeza de sus compañeros como si lo hiciera con la mano, así como clavar el balón en el único rincón de la portería al cual el portero no podía llegar, marcando auténticos golazos. La técnica de golpeo del inglés era tan memorable que hablar de Beckham en la actualidad es sinónimo de tiros libres magistrales.

Pero fue la temporada 1998-1999 la que consagró a Beckham y al resto de sus compañeros del United como estrellas Mundiales. Ese año los dirigidos por Ferguson lograron el histórico Triplete que ningún club inglés había conseguido anteriormente. Y la joya de la corona de aquella histórica temporada fue la obtención de la UEFA Champions League en Camp Nou, remontando en tiempo agregado ante el Bayern Münich. Una remontada que nació de los pies de David Beckham, quien cobró los dos tiros de esquina que Sheringham y Solksjaer transformaron en goles.

Ese año Beckham fue distinguido como el mejor jugador de la UEFA, pero no le alcanzó para llevarse el Balón de Oro de aquel año, en el cual terminó segundo detrás de Rivaldo a pesar de haber ganado todos los títulos con su club y de ser vital en cada uno de ellos; cosas que probablemente lo habrían hecho ganador del premio si se hubiera celebrado en la actualidad. En total, ganó 6 Premier League, 2 FA Cup, 2 Community Shield, 1 UEFA Champions League y 1 Copa Intercontinental con el Manchester United. Aunque el recuerdo de David Beckham como futbolista pudiera parecer opaco y difuso, la realidad es que mientras jugó en el Manchester United, fue indiscutiblemente uno de los mejores jugadores del mundo y hasta el Balón de Oro pudo haber ganado.

Beckham: Spice Boy.


4(2).png
Fuente Imagen editada en canva.com

Pero si queremos hablar del fenómeno mediático y publicitario en el que se terminó convirtiendo Beckham, debemos volver a 1996 cuando comenzó su relación con Posh Spice, Victoria Adams. Podríamos decir que la ex-miembro de las Spice Girls fue la primera en ver el potencial comercial de Beckham, y la principal causante de la transformación que lo terminó convirtiendo en el fenómeno que es hoy a nivel mundial. Ella influyó mucho en la forma en que David veía el fútbol y como hacer negocios con él.

Con sólo 20 años, David Beckham no solo ocupada las portadas de los diarios deportivos, sino que también comenzaba a aparecer en las portadas de las revistas del mundo del espectáculo debido a su mediático noviazgo con Victoria, quien en ese entonces era mucho más famosa y reconocida que él, aunque hoy día cueste creerlo. Victoria convirtió a David en su proyecto personal. Pronto aquel joven inglés de rasgos bonitos empezó a vestir con ropa de alta moda, a cambiar constantemente su imagen y peinado: largo, corto, rapado, con trenzas, con cinta, con cresta; eso que Beckham antes veía como “eso que está encima de la cabeza”, ahora era una forma de crear tendencias y de ganar dinero con él.


5(2).png
Fuente Imagen editada en canva.com

Tras su matrimonio en 1999, los Beckham se volvieron un ícono de la moda y el marketing, apareciendo en revista de moda, siendo imagen de perfumes, cosméticos, marcas de ropa, productos tecnológicos y demás. Mientras la pierna derecha de David le daba resultados en la cancha, su estilo lo hacía fuera de ella.

En una época donde los futbolistas no tenían tatuajes, David Beckham no se hizo uno ni dos, sino que llenó su cuerpo de ellos; fue el pionero de llenarse la piel de tinta con diferentes tatuajes, cada uno de ellos con diferentes significados especiales. Ver una cruz con dos alas tatuadas en la nuca es ver a David Beckham. El inglés dio inicio a la era del futbolista metrosexual que domina en la actualidad. Redefinió la imagen del hombre moderno.

La realidad es que a finales de los ’90 e inicios de los ’00, todo el mundo sabía quien era David Beckham, se volvió una de las caras más reconocidas en el mundo. El inglés era una celebridad en todo derecho; su popularidad solo era rivalizada por la de un tal Brad Pitt. El fenómeno global y comercial en el que se había convertido Beckham llegó a tal punto que sus acuerdos publicitarios empezaron a generarle más ganancias que su contrato como futbolista. Las mujeres deseaban a Beckham y los hombres soñaban con ser como él. Su transformación en Spice Boy estaba completada.

Beckham: el galáctico.

Pronto, el estilo de vida de Beckham fuera de las canchas empezó a ser incompatible con el de un futbolista profesional, lo cual comenzó a afectar su rendimiento en el campo. Ferguson, conocido por ser estricto con sus jugadores, empezó a reclamarle esto cada vez más al inglés, a tal punto que tras caer eliminador en un partido de FA Cup, discutieron en el vestuario y la situación se puso tan tensa que en cierto momento Ferguson pateó un botín el cual golpeó a Beckham en la cara, rompiéndole la ceja. Sus compañeros tuvieron que intervenir para que no se fueran a las manos.

Atentos a esta situación estaban los dos grandes de España, Real Madrid y Barcelona, quienes ansiaban contratar al crack inglés. Finalmente el Manchester decidió negociar la salida de Beckham y fue el Real Madrid quien se adelantó al Barcelona para negociar por él. Cuando desde los despachos del Bernabéu preguntaron por el precio de Beckham, la respuesta dejo helados a la directiva madridista: 35 millones de euros. No entendían como el Manchester podía pedir tan poco por Beckham. La realidad es que los ingleses sólo estaban viendo el valor futbolístico de Beckham y no el comercial; nunca supieron explotar al 100% a David Beckham como producto mediático, como negocio. Florentino Pérez se frotaba las manos con la contratación de su nuevo galáctico.


1(2).png
Fuente Imagen editads en canva.com

¿Y qué sucede cuando dos genios de los negocios se juntan? Esa pregunta obtuvo respuesta desde el primer día de Beckham en Madrid, cuando fue presentado con su mítica camiseta ‘23’. 5 millones de camisetas vendieron el Real Madrid con el nombre de “Beckham” estampado en la espalda. La verdad es que su fichaje por el Real Madrid sólo magnificó su figura comercial a niveles nunca antes vistos y que jamás se repetirán. Florentino Pérez, conocedor de lo que representaba la imagen del futbolista inglés, estipuló en su contrato que el club se quedaría con el 50% de los derechos de imagen del jugador, amortizando casi de inmediato la inversión realizada en Beckham.

Siendo honestos, David Beckham, no era un futbolista durante su estancia en el Real Madrid, era una máquina interminable de generar dinero para él y para el club. Fue Beckham quien le abrió las puertas al Real Madrid a un mercado tan grande y redituable como lo es el continente asiático, territorio casi inexplorado para los grandes de Europa por aquel entonces. Resulta sorprende la popularidad de la que gozaba el inglés en Asia, tal punto que hoy, casi 10 años después de su retiro, David Beckham sigue siendo uno de los futbolistas más importantes y con más fanáticos en China.

Lo que se vio en esa gira asiática del Real Madrid en 2003 fue algo que jamás se volverá a repetir. La llegada de Beckham convirtió al Real Madrid en más que un simple club de fútbol, sino en estrellas de rock. La locura que desataban en Asia era sólo comparable a lo que lograban los Beatles o los Back Street Boys en sus giras. Y en un equipo donde estaban Ronaldo, Zidane o Figo (todos Balones de Oro), todas las miradas iban dirigidas al rubio inglés de cara sonriente y gestos amables. Esto es otra cosa que Beckham entendió sobre el marketing: el carisma, el don de gente y la accesibilidad son las mejores formas de venderte como marca.

El Real Madrid no fue a jugar al fútbol en Asia, fue a vender. Entre una agenda interminable de compromisos publicitarios, los partidos eran el único respiro que tenía ese equipo. Y como ya mencionamos antes, ese estilo de vida comercial que llevaba Beckham era incompatible con el fútbol; pero acá no había un entrenador que lo frenara, sino más bien un presidente que lo alentaba. Era ridícula la cantidad de compromisos publicitarios que tenía David por día, cosa que inevitablemente fue influyendo en su rendimiento. Era normal ver un juego del Real Madrid y en el medio tiempo Beckham te vendía una bebida gaseosa, ropa interior y un perfume en tres comerciales seguidos.

Beckham representó la guinda del proyecto comercial de los Galácticos, pero al mismo tiempo fue el punto de quiebre del proyecto deportivo del Real Madrid. Con Beckham se cruzó el límite que divide al fútbol del negocio. Pero si el Real Madrid logró posicionarse como el club más rico, importante y conocido del mundo, es gracias al fenómeno mediático llamado David Beckham.

Beckham: el legado.


2(2).png
Fuente imagen editada en Canva.com

Beckham pasará a la historia como el futbolista más mediatico de la historia. El inglés fue un autentico ícono del marketing, impuso tendencias, creo modas, estableció como puede y debe manejarse comercialmente un futbolista profesional. Si hoy día los futbolistas se llenan el cuerpo de tatuajes, tienen peinados alocados, usan la camiseta '23' y les fabrican botas personalizadas, es porque David Beckham lo hizo primero. Es que era impresionante ver como sus peinados se volvían virales antes de que la palabra “viral” tuviera la connotación actual. Y cuando su más reciente peinado se empezaba a hacer popular entre los demás futbolistas, Beckham cambiaba y salía con algo nuevo e inesperado; porque eso es otra cosa: lo que Beckham hacía, lo imitaban los demás. Ljünberg, Guti, Fàbregas, Sergio Ramos o Cristiano Ronaldo son sólo algunos de los nombres que intentaban copiar el estilo del inglés.

Lo que me resulta un poco triste es que lo que ha logrado David Beckham fuera de las canchas es tan grande que deja casi en el olvido lo que fue como futbolista. Tanto es así que muchos en la actualidad llegan a considerar la carrera del inglés como sobrevalorada. Muchos dicen que Beckham sólo era tiros libres y ya, lo cual es un pensamiento muy limitado. La verdad es que Beckham fue uno de los mejores futbolistas del mundo a finales de los ‘90 y principios del milenio. Muestra de esto es lo importante que fue para el Real Madrid en la “Liga de las remontadas”, donde tuvo un rendimiento espectacular jugando en una posición que no era la suya. En un ambiente mucho más propicio para el fútbol, a diferencia del de los Galácticos, Beckham pudo demostrar de lo que estaba hecho. Sin embargo, poco se hablara de esto o de sus años gloriosos en Manchester, porque lamentablemente la celebridad se comió al futbolista. De lo que no hay duda es que David Beckham marcó un antes y un después en el fútbol, revolucionó lo que implica ser un futbolista.

Diseño sin título (1).png

6.png

* Where are they now? The Guardian's 10 'next big things' from 2014 - @edmund.nef

"Prior to that annual feature, they'd published regular lists, and in 2014, they named 10 players under the age of 20 as 'The Next 10 Big Things: Europe's Top Youngsters and Future Stars.' After nearly eight years, all of those players should theoretically be at the pinnacle of their abilities and tearing up the field"



* EL REGRESO DE LA AFICIÓN DE PIE Y LA TRAGEDIA DE HILLSBOROUGH - @gabrielheredia

"El partido se suspendió al minuto 6, y en todo el tiempo en el que se intentaba solucionar la avalancha de gente, fallecieron 94 personas y 766 resultaron heridas. Luego fallecería una persona más al día siguiente en el hospital, y cuatro años después, fue desenchufado del hospital otra víctima en estado vegetal para terminar con un saldo de 96 personas fallecidas. Todos hinchas del Liverpool."



* ¿Ya no Existe la Posición de Enganche en el Futbol? - @wentv

"El fútbol evoluciona constantemente por lo que mañana puede esto volver a cambiar y veamos en cancha un jugador estilo Riquelme que maraville a todos con su técnica. Pero al día de hoy no hay forma que un jugador no corra en cancha, no presione tanto, no tenga largos recorridos y pueda transitar libremente en la zona central para crear jugadas en ofensiva. No simplemente no."

Diseño sin título (1).png

Sort:  
 2 years ago 

Lo que sucede en el fútbol argentino y brasileño es muchas veces, vergonzoso. Bueno, y lo que pasó en la final entre River y Boca fue un escándalo mundial. Fue tanto el caos, que la CONMEBOL decidió que se jugara en Madrid. Si te soy sincero, yo me esperaba un problema antes del partido: Peleas entre hinchas, disturbios en las afueras del Monumental o algo parecido. Pero lo que sucedió superó las expectativas de todos. Estamos a años luz del fútbol europeo, y eso ya se está reflejando en los Mundiales.

Con respecto a David Beckham, comentarte que el inglés marcó un antes y un después en la manera en la que los futbolistas manejaban sus carreras. Manchester United sigue beneficiándose hoy en día de Beckham, ya que casi siempre realizan giras a Asia. Los Diablos Rojos son el equipo de fútbol más popular en Oriente Medio. Y esto es en parte gracias a David Beckham.

Destacar que, como pocas veces, estoy de acuerdo con usted. He escuchado a muchas personas decir que Beckham no era un gran jugador, que solo era peinados, tatuajes y marketing. Eso no es verdad. Yo no tuve la suerte de ver a ese United del triplete en vivo. O a aquel Manchester que sostuvo esa rivalidad con el Arsenal a principios de los 2000. Pero si he buscado muchos partidos repetidos, y Beckham era un gran jugador. Defendía y atacaba. Tenia una visión de juego espectacular, y sobre todo, la precisión en los centros y en los tiros libres. Jugador muy importante para Ferguson.

Gran revista como siempre. Saludos.

 2 years ago 

Es lo que somos y mientras no lo aceptemos, no podremos cambiarlo. Al igual que tu, yo sabia que algo iba a pasar, era inevitable. Pero lo que terminó sucediendo supero para mal nuestras expectativas. CONMEBOL no gana un Mundial hace casi 20 años, casualidad no es.

Beckahm era un crack, pero como comente, la celebridad se comió al futbolista y mientras se dedicó al realmente ser jugador de fútbol, siempre fue determinante para sus equipos. Es lamentable que muchos no logren ver la calidad de jugador que fue mas allá de sus mitificados tiros libres.

Que raro que estamos de acuerdo, espero no pase muy seguido, se siente antinatural jeje. Gracias por leer, saludos.

 2 years ago (edited)

Excelente edición, es una lastima que algunos hinchas quieran empañar un juego de fútbol, dejan de ser fanáticos para comvertirse en algo horrible, hace poco pasó algo confuso entre el Caracas F.C. y un fanático del Táchira. Es lamentable. La reseña de Beckham por distintas aristas estuvo muy completa. ¡Saludos!

 2 years ago 

Lo peor es que son sólo unos cuantos inadaptados los que nos crean mala fama, en general el hincha sudamericano no es así.

Me alegra te gustara la historia de Beckham, trate de enfocarme más en el fenómeno mediatico que fue.

Gracias por leer, saludos.

 2 years ago 

Excelente revista y edicion

 2 years ago 

Gracias por leer y comentar

 2 years ago (edited)

Qué lástima aquel papelón en la final Boca - River. Pudo haber sido un gran espectáculo además de ayudar a abrir puertas y que personas de otros continentes disfrutaran del partido y conocieran la pasión por el fútbol en nuestra zona, pero lamentablemente solo se pudo ver lo malo.

Beckham sin duda creó un antes y después en el futbolista promedio, pues ahora todos cuidan mucho más su imagen comercial, cosa que de los 90' para atrás no se veía casi. Ahora, jugadores como Pogba, Neymar o el mismo Cristiano Ronaldo los podemos ver con cortes de pelo distintos en cada partido, y ojo, lo que me alegra es que la calidad de estos jugadores (al menos Ney y CR7) se mantuvo intacta con el pasar de los años y no se dejaron llevar únicamente por lo comercial.

Excelente revista como siempre, y gracias por compartir mi post aquí, espero haya aportado mucho valor. Un saludo.

 2 years ago 

Bueno, mira el lado positivo, nos dejo una estampa que más nunca se repetirá, como lo fue aquella final en el Bernabéu.

El problema con Beckham es que ya no era un futbolista, con el se cruzó el limite. Eso si, Messi ni Cristiano Ronaldo serian lo que son comercialmente sin lo que hizo David Beckham. Saludos y gracias.

Gran trabajo amigo, tremenda revista donde das demasiada información, un gran trabajo de tu parte.

 2 years ago 

Gracias. Es gratificante que valores tu trabajo. Y felicitaciones tu tambien, ultimamente te estas saliendo con tus post de futbol. Saludos.

 2 years ago 

David Beckham... en sus mejores tiempos todos temblaban cuando al Manchester United le pitaban un tiro libre porque se sabía que iba a ser gol... Beckham fue muy buen jugador de fútbol, balón de oro en el 99 pero costaba mucho darle el Balón de Oro a un hombre que parecía más una estrella de cine, que un jugador. Tan famoso como Pitt, Dicaprio y Clooney, igual de deseado que ellos y tan buen jugador como unos cuantos de su generación. A todos les cuesta recordar eso porque era tan mediático que parecía todo menos un jugador de fútbol. Recuerdo cuando empezó el fenómeno Prison Break a David Beckham se le ocurrió tatuarse a lo Michael Scofield creando su propia temática, ¿Consecuencia de aquello? Todos empezaron a tatuarse a lo Michael Scofield jaja, el tipo es el productor comercial más grande del deporte después de Michael Jordan, de eso no hay dudas. ¿Imagínate que hubiese sido de Beckham con redes sociales en 1999-2007? Al igual que tú recuerdo ese buen año que tuvo en la 2006/2007 su última temporada y que buen rendimiento ofreció. Los madridistas lo recordamos como ese Showman que hacía que el Madrid sin ganar, fuese el equipo que más dinero se llevará año tras año. Eso ni es bueno, ni es malo pero si pierdes, al menos que la parte económica este bien y Beckham se encargó muy bien de las finanzas del Madrid jaja. Otra gran edición de tu revista bro, extraordinario.

¡Saludos!

Coin Marketplace

STEEM 0.28
TRX 0.14
JST 0.036
BTC 61053.19
ETH 3386.52
USDT 1.00
SBD 4.45