¿Quien es usted? (Cuento)

in creativecoin •  17 days ago 


El desván es un espacio para sentarse a leer mis historias, poemas, reflexiones y otras manifestaciones literarias, donde la realidad y la ficción se entrelazan dándole a la vida esa magia de lo indecible. Un lugar para soñar, reír, llorar, transportarnos a mundos, cercanos y lejanos, embarcados en la nave más rápida que se haya inventado: la imaginación.

¿Quién es usted?

Fuente

 

La pareja de septuagenarios sentados en un banco de la plaza los fines de semana, desde hace un año se ha hecho un ritual.

Ella llega acompañada de su hija y nieta, mientras que él lo hace una hora después.

Su belleza juvenil aunque ya maltratada por los años, intenta lucirla aún y por tal razón, como novia que va al altar, siempre está pulcramente vestida, maquillada y perfumada.

Son comunes las palabras de su nieta de diez años.

-Abuela, hueles a rosas.

Ella sonríe y le responde poniendo más fina su voz.

-Soy una flor.

-Yo una mariposa –le responde la niña, poniéndole también voz aguda.

La pequeña, inquieta y juguetona, ante la llegada del amigo de su abuela siempre se retira con la madre a jugar en el parque infantil.

-¿Puedo sentarme a acompañarla bella dama?

Vestido con traje o ropa deportiva al estilo de los años de mitad del siglo veinte, acostumbra traerle un regalo de los que siempre le han gustado a ella.

Flores, chocolates, algún collar artesanal o simplemente un libro.

Hoy ha traído uno de poesías de Neruda.

-¿Cuál es su nombre caballero?

-Perdón señorita por mi descortesía, mi nombre es Pablo. ¿Cuál es el suyo?

-Me llamo Matilde.

-Bello nombre y casualmente así se llamaba la esposa del poeta del libro que le he traído.

<div class="text-justify”> El libro referido es “Cien sonetos de amor”, que dedicó el autor a su esposa Matilde.

-¿Puedo sentarme y acompañarla?

Ella tras unos segundos en silencio, en los cuales su actitud es pensativa, finalmente responde.

-Puede hacerlo pero mantenga la compostura.

Este lo hace y tras unos minutos de hablar sobre las raíces del nombre y leerle unos poemas del libro pasan a hablar sobre hechos cotidianos de su vida.

En uno de esos instantes ella le dice.

-Me recuerda usted a mi esposo desaparecido.

<div class="text-justify “>Él pone cara de asombro y le pregunta.

-¿Desaparecido? ¿Cómo pasó eso?

Por unos segundos ella piensa mirando fijamente hacia el cielo que con sus nubes blancas y su color azul parece un óleo pintado por un inspirado artista, luego responde.

-No consigo precisar eso, los años no llegan en vano, prometo traerle una foto para que lo conozca.

No puede el acompañante dejar de sentir tristeza ante esto, sin embargo aprovecha para cambiar de tema y contarle una anécdota que les causa gracias y provoca que ambos se rían.

Desde la distancia la hija los observa.

Es la mayor de los cuatro hermanos y se ha hecho cargo de su madre desde que comenzó con los primeros síntomas de la enfermedad que hoy la mantiene en otro mundo.

Es duro conseguirse en ocasiones con la pregunta. “¿Quién es usted?” y comprender que las neuronas de su progenitora se encuentran borrachas o falta de energía para mantenerla en el lugar y tiempo preciso.

Ya han pasado seis años desde que comenzó todo y aunque han usado los medios y medicamentos aconsejados por el doctor, esto solo ha permitido mantenerla estática en un punto de su vida donde es una isla que por momentos zozobra ante el deterioro de su salud.

Admira fuertemente a su padre, ese hombre cuyo amor no ha tenido barreras para estar al lado de su amada por casi medio siglo y que aun con sus limitaciones físicas sigue siendo parte importante de su cuidado.

Quien se ha disfrazado por un año todos los fines de semana de desconocido para hacer reír y pasar momentos felices a su madre, en ese banco de la plaza.

Admira su paciencia y fortaleza ante los efectos que el Alzheimer ha dejado en su amada y da gracias a Dios el poder tenerlo todos los días a su lado, como el roble que no se cansa de darle sombra.

Hombres como él posiblemente ya no queden.

Reseñado por @joseph1956 para




@acropolis es un proyecto que desea promover el arte en sus distintas manifestaciones y la cultura en steemit, a través de la publicación y curación de contenido de calidad. ¿Quieres formar parte del proyecto? ¿deseas apoyarnos? ingresa a nuestro canal de discord. Te esperamos.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Alzheimer ♥
Trae tantos recuerdos tener en tu familia a alguien que padece de ello.
Mi bisabuela falleció el año pasado, tenía esta enfermedad. En sus tiempos, se hablaba de morocotas, cuenta que tenía ganado, terneros vacas y esas cosas. Una y no sé cuántas veces nos llegó a contar de sus anécdotas como ganadera, los nombres de sus terneros consentidos, sus anécdotas como esposa de un Don que escondía sus morocotas para sus queridas ♥ Cómo nos reíamos de verla tan inspirada contándonos lo que en sus ojos nosotros desconocíamos pero que en nuestro corazón repetíamos y guardamos como una nueva historia.

Que buena historia @acropolis
¡Gracias!