Crónica | Maduro debería ganar, de pana

in #cervantes3 years ago (edited)
La señora miró el semáforo, vio y se fijó que estaba la luz roja. Su carro era nuevo, marca Toyota, color blanco. Se detuvo en el cruce –solo dos segundos- , y sin pensarlo mucho aceleró. Sonaron los pitos y chillaron los cauchos por el frenazo de otros carros que sí tenían la luz verde. “Hija de puta”, le gritó un motorizado –sin casco-. Un señor, que estaba al borde de la acera dijo: Ojalá que gane Maduro. Su tono era de total resignación.

Yo estaba fumando, mirando. “Maduro debería ganar, de pana”, se volteó el hombre y me sacó conversación. “Sí, debería ganar, porque este es su plan de país. Actuamos como él, somos como él”, decía este señor como de unos cincuenta y pico de años. Yo lo miraba y aunque no le decía nada, asentía con la cabeza. Por la misma se dio vuelta y se fue, calle abajo.

El cigarro se me estaba acabando y después de eso prendí otro. Ahora sí estaba pensando. ¿De verdad somos como Maduro?, ¿Actuamos como él?, ¿Somos el país que él planifica y ejecuta?, estas preguntas se me cruzaron como el motorizado sin casco, atropellando como la señora del Toyota. Me quedé como el señor de la acera. Al borde, sin certezas.

El país de Maduro

ronaldo_schemidt

Unos minutos después, estaba en mi computadora revisando los titulares antes de ir a narrar las noticias del medio día. “En Venezuela hay por lo menos 700 mil niños en situación de esclavitud”, dijo el Movimiento Cultural Cristiano. Yo agarré bien el celular y se me vino otra vez una avalancha de preguntas. ¿En serio?, ¿Cómo que niños esclavos en Venezuela?, ¿De verdad hay alguien que obliga a un niño al trabajo forzado en este país?, ¿Dónde está el Estado?

Después, esta terrible realidad fue relatada por Adriana Tovar. Durante su informe periodístico precisó que la organización da cuenta de un alto número de infantes que son explotados laboralmente en las minas del Sur del estado Bolívar. Mientras ella reportaba, a mi mente volvía la pregunta. ¿Debería ganar Maduro?

La tragedia venezolana hoy se evidencia en un sinfín de situaciones de la cotidianidad. La bioanalista Judith León dijo en Radio Fe y Alegría que la escasez de insumos en los laboratorios es de tal magnitud, que los pacientes deben decidir cuáles valores de un examen de sangre necesitan con urgencia. Un perfil veinte, o una hematología completa son imposibles.

La también presidenta del Colegio de Bioanalistas lamentó que los centros médicos sean incapaces de negar o confirmar un diagnóstico. Los pacientes sufren hasta de angustia. Ahora, seguro usted también se pregunte, ¿Debería ganar Maduro?

La indiferencia de los que no aspiran a más

Al final del día, estoy convencido de algo. Debería ganar Maduro si lo que padecemos ya se nos hace indiferente. Si la injusticia es parte de nuestro pesar y no de nuestro actuar, debería ganar otra y mil veces más. Debería perpetuarse en el poder si ya asumimos la corrupción como modo de supervivencia.

Si la viveza criolla es nuestro “modus operandi”, el país de Maduro no debería cambiar. Si usted ya se resignó a padecer la escasez, las colas, los apagones y si ya decidió que es mejor comer de vez en cuando, muy bien. No haga nada, no vote, no se indigne, no reclame. Siéntese. No aspire a más.

La otra acera

Detrás de cada victoria de la Vinotinto Sub20 subcampeona del mundo, estuvo un fisioterapeuta que soñó con un país diferente. Lo trabajó desde el deporte, con los jóvenes y los niños.

Ese chamo sufrió cada jugada, celebró cada victoria y lloró –estoy seguro- con cada gol de Peñaranda. Saltó y se abrazó a la vida cuándo Samuel Sosa metió aquel gol en el último suspiro contra Uruguay. Fue parte de una generación que nos llevó a lo más alto.

Jesús Alberto Guacarán Barrios fue asesinado en Barquisimeto esta semana. Su nombre debería avergonzar a los que ya dieron todo por perdido. Tenía 30 años. Guacarán es una baja más en esta guerra de la criminalidad contra los ciudadanos. Su homicidio es sinónimo de barbarie. Es la injusticia que camina, dispara y se multiplica.

Por casos como este y los otros miles que no se publican en la prensa, también deberíamos preguntarnos, ¿Debería ganar Maduro?, ¿Deberíamos quedarnos paralizados y esperar nuestro turno en la ruleta de la muerte?

La polarización ya no es entre el rojo y el azul. La Venezuela de hoy tiene dos aceras que representan la vida o la condena.

Votar eleva el costo político. Votar hace que cualquier trampa sea visible. Yo que tú me lo pienso. Aunque la MUD no exista, creo que cualquier cosa puede ser mejor. Hay mucho que ganar.

Pd: La foto se ganó el premio World Press, un triste premio que es reflejo del triste país que mostramos al mundo. Ronaldo Schemidt capturó uno de los tantos dramas del venezolano del siglo XXI.

Texto: Héctor Escandell | @hescandell

Foto: Ronaldo Schemidt

Sort:  

Magnifica forma de llamar a la acción ciudadana como rebeldía a lo que sucede, a no dejar pasar, a oponerse y aportar. Antes he reflexionado y escrito sobre la frase "Tú también eres Chávez", apelando a ese monstruo interno que tenemos: rentista, echa carro, charlero y destructivo. El que también piensa con rabia. Tenemos parte de eso dentro y no lo asumimos asegurando que no somos como los demás y así es más difícil mejorar.

Estupendo como siempre, Héctor.

Lamentablemente, ¿de verdad nos merecemos a Maduro? Hay tanto que cambiar en esta sociedad... hay muchas personas que una las ve en la calle y es cuando digo: por eso estamos como estamos.

Yo creo que no hay posibilidad de cambio alguno sin la movilización y la rehabilitación de todos. Necesitamos volver a ser ciudadanos.

¡Súper de acuerdo contigo!

Sin palabras, Héctor. Letras que llaman a meditar. "¿Debería ganar Maduro?, ¿Deberíamos quedarnos paralizados y esperar nuestro turno en la ruleta de la muerte?"

Lo que más me aterra a mi es la inseguridad. Más allá de la mega-recontra-súper inflación.

Triste realidad. Interesante anécdota y narrativa.

Es el ejercicio de contar lo que pasa. Servirá para no perder la memoria de lo colectivo.

Me encanto, excelente explicación

Bueno, es lo extraordinario de la cotidianidad. Nada del otro mundo. Gracias por pasarte por aquí.

Creo que estamos llamados a meditar en torno al país que estamos construyendo. El episodio del motorizado y la señora de la Toyota lo vivimos a diario. ¿A dónde vamos a parar?

Así es... Una locura

La gente anda "de a toque", bueno todos andamos así... La situación que nos vacilamos no es para menos.

saludos @hescandell, muy buen post, de verdad me deja conmovido y muy ingeniosa forma de llamar la atención al decir varias veces deberia ganar Maduro, al final todo tiene sentido, de verdad se de lo que hablas, soy venezolano táchirense, un estado sumamente opositor a este gobierno porque el régimen acostumbra experimentar en táchira sus politicas por ejemplo de racionamiento de luz, obligar a la gente a tener chip de gasolina para poder recibir gasolina en sus vehiculos y otras tantas politicas humillantes que primero aplicarón en táchira antes de aplicarlas nacionalmente oo en otras regiones, como ahora que durante semanas nos han racionado la luz 6 horas al dia de manera consecutiva, hasta hace como una o 2 semanas que ya por lo menos solo la han quitado 3 horas al dia, aunque ayer nos la quitaron por casi 5 horas, aqui la situación es insoportable, pero la cosa es que la sociedad siga una agenda común para que por lo menos quede el antecedente que hicimos lo posible por salir del régimen y que nos reusamos a seguir viviendo como ellos pretenden obligarnos a vivir, te invito a que leas mis posts sobre Venezuela, recien publiqué uno el cual es una recapitulación sobre las ultimas protestas en Venezuela y al final hay reflexiones sobre el presente y lo que podria ocurrir luego

Mis amigos y yo tenemos una frase muy similar que siempre la utilizamos cuando vemos alguna acción que va muy alejada de lo que un buen ciudadano debe hacer: «[email protected] [email protected] merece a Maduro». ¡Excelente post! Un abrazo.

saludos hermano... interesante escrito.

Me leí tu artículo gustosamente. De verdad que tu mensaje es claro y conciso. He escuchado esta opinión antes y tengo una pregunta que simplemente no me deja dormir: qué pasa con la ANC? Me preocupa porque sin importar quien gane, debe rendir cuentas ante esa asamblea ilegal.. apoyada por las fuerzas armadas. Muchas gracias por este artículo amigo. Creo que todos debemos despertar de esta Matrix y darnos cuenta de nuestros comportamientos y acciones

De la ANC me preocupa solo nuestra indiferencia. Ella sola no puede. Siempre tendrán un AS bajo la manga. Pueden decir después de las elecciones que tenemos nueva constitución y que ahora gobernará la Asamblea del Poder Popular. Eso no me preocupa porque igual vamos para allá.

Lo que puede hacer que eso no pase es la reacción de la gente y la comunidad internacional. Lo que yo creo que hay que hacer es demostrar con votos que no queremos eso. Armar un lío y procurar que la ilegitimidad los arrase. Que armemos un peo político que sea incontrolable con decretos y armas.

Lo peor que hoy podemos hacer es abstenernos, quedarnos quietos e indiferentes ante la inminente desaparición de la República. Ya ellos comenzaron un proceso para desarmar al Estado. Pero la república es más y creo que esa debe ser la apuesta de la ciudadanía.

La abstención no es vinculante. Así ganen 3 a 0 eso es válido. No legitimo pero válido.

Gracias por tu lectura y comentario. Un abrazo.