Crees que el dinero es real, por eso no entiendes a Bitcoin

in bitcoin •  6 months ago

Las monedas fiduciarias no pasan de ser una ilusión ampliamente difundida y creída

En la gran mayoría de las conversaciones que participo en las que se topa el tema de las criptomonedas nunca falta alguien que, haciendo alarde de sus conocimientos, manifiesta orgullosamente que bitcoin es una ilusión, una suerte de alucinación masiva, un espejismo que ha dado lugar a una burbuja que estallará estrepitosamente porque no está respaldado por nada más que por la fe y la confianza de los ingenuos que los compran a otros ilusos (o vivarachos) que los venden. Y bueno, esas afirmaciones son ciertas. En efecto, Bitcoin no está respaldado por nada.

bitcoin.jpg

Imagen: Andre Francois – Unsplash

Lo que es mucho más complicado de entender es que las monedas fiduciarias —aquellas que son emitidas por los Estados a través de los bancos centrales— también son una ilusión. Este dinero soberano no es más que una serie billetes, monedas y cuentas electrónicas sin respaldo que circulan entre las cuentas bancarias de las personas y los estados financieros de los bancos públicos y privados. El hecho de que existan físicamente en forma de monedas metálicas o billetes de papel no significa que gozan de un respaldo y valor intrínsecos. En otras palabras, los dólares estadounidenses, pesos colombianos, francos suizos, soles peruanos y bolívares venezolanos no están respaldados por otra cosa más que la fe y confianza de muchos otros tontos e ingenuos que acuerdan voluntaria o involuntariamente aceptarlos como un medio de pago.

Crees que el dinero es real, por eso no entiendes a Bitcoin

En el caso del dólar estadounidense, alrededor del 90 % del circulante es digital, virtual, abstracto, es decir, no existe de una forma tangible. James Surowiecki informó en 2012 que «solo alrededor del 10 % de la oferta monetaria de Estados Unidos, existe en forma de billetes y monedas». Vale comentar que el concepto de moneda digital no es nuevo, empezamos a utilizar este tipo de dinero durante la década de 1970 cuando la tecnología informática hizo posible que los bancos den el gran salto del mundo análogo al digital.

dolares.jpg

Imagen: NeONBRAND – Unsplash

Lo preocupante es que la imprenta de dólares que se encuentra a cargo de la Reserva Federal (el banco central estadounidense) puede imprimir dinero a voluntad, así como también los bancos privados gracias a la banca de reserva fraccionaria respaldada y garantiza por la ley. Se calcula que la oferta monetaria se ha multiplicado 50 veces desde 1959 hasta 2017. Los gobernantes tienen la irresistible e histórica tentación de fabricar dinero de la nada. Un resultado evidente de esta creación inorgánica e irresponsable de dinero es la inflación: el poder de compra de $1 en 1959, hoy es un poco menos de 12 centavos.

«Nunca se ha hecho algo así en la historia de la humanidad. Esta invención [Bitcoin] es realmente revolucionaria. Es un momento histórico en las ciencias de la computación, pero también en las ciencias sociales, políticas y económicas». – Andreas Antonopoulos

Precisamente, en respuesta a la emisión abusiva de dinero por parte de los gobiernos —y de las graves consecuencias que esta situación acarrea— y a la severa crisis económica mundial que ocurrió en 2008, bitcoin vio la luz en enero de 2009, momento en que se minó el «genesis block». Después de que se mine el bitcoin número 21 millones (en algún momento de mayo de 2140), el sistema ya no producirá ni un solo más.

La innovación detrás de Bitcoin

El dinero es la tecnología más antigua creada por la humanidad, se cree que precede a la invención de la escritura. En la historia del dinero han existido seis cambios o avances fundamentales: trueque, abstracción de valor (conchas, piedras, cuentas, plumas, sal), metales y piedras preciosas, dinero de papel, dinero plástico y dinero digital, según señala Andreas Antonopoulos, gurú de Bitcoin y la cadena de bloques.

Bitcoin no es una organización ni una empresa, es un protocolo como el Internet. No tiene dueño, es una red distribuida de computadores que operan a través de un algoritmo matemático de consenso que establece las reglas del juego y procesa y valida las transacciones. Bitcoin no es dinero, no es un sistema monetario, no es una compañía, no es un producto, no es un servicio al que te afilias. El dinero es su primera aplicación. Es el concepto de la descentralización aplicado a la comunicación de valor.

Dicho esto, la verdadera y más importante innovación es la creación de la escasez digital traducida en la imposibilidad de generar copias ilimitadas de cualquier tipo de archivo digital. Bitcoin fue la primera criptodivisa que se aprovechó de esta invención. Otras innovaciones como los tiempos de confirmación más rápidos, los algoritmos de consenso e incluso la privacidad, palidecen frente a la inmensa innovación que está detrás de bitcoin.

Diferencias entre Bitcoin y el dinero fiduciario

En principio, debemos tener muy claro que bitcoin funciona de manera muy similar a las monedas fiat teniendo en cuenta que es un medio de pago y que posee las tres funciones básicas del dinero: 1) unidad de cuenta; 2) depósito de valor; y, 3) medio de intercambio. Me voy a detener un momento en la número dos porque requiere de una explicación más detallada. Muchas de las monedas fiduciarias han perdido paulatinamente la propiedad de depósito de valor porque los gobiernos, ante la imposibilidad de subir ilimitadamente los impuestos para cubrir sus elevados déficits fiscales, acuden a la impresión indiscriminada de dinero generando devaluaciones e inflación, que se traducen en la pérdida del valor de la moneda y la reducción de la capacidad adquisitiva. Como referencia, la moneda de posguerra de mejor desempeño, el marco alemán, perdió el 71 % de su valor desde 1949 hasta 1995 —cuando Alemania adoptó el euro—. En el mismo periodo, el dólar estadounidense perdió el 84 % de su valor.

Existen algunas diferencias radicales entre las criptomonedas y las monedas fiat (término latino que significa «hágase»). Por ejemplo, las transacciones realizadas en el sistema de Bitcoin se registran en un libro contable inmutable (que no puede ser modificado, borrado o censurado) que no depende de la autoridad de los bancos o los gobiernos, sino del consenso de una red de computadoras públicas a la que, en teoría, cualquiera puede unirse. Por otro lado, como dijimos antes, el suministro de bitcoin es fijo en última instancia. Asimismo, el anonimato (algunos prefieren hablar de pseudoanonimato) que ofrece bitcoin no es tan infalible como el del dinero en efectivo.

El cuadro a continuación resume claramente las diferencias entre las monedas fiat y bitcoin.

Comparación entre bitcoin y fiat.png

Imagen: J. F. Bolaños

¿Qué representa Bitcoin para el Estado y la economía?

En un artículo anterior habíamos comentado que, con la invención de Bitcoin, se logró finalmente separar el concepto del dinero de la idea del estado-nación como emisor monetario soberano. Ahora, gracias a las criptomonedas, la soberanía económica la ejerce cada individuo que las posee. Hemos pasado del dinero basado en las instituciones al dinero basado en las redes informáticas. Dicho de otra manera, bitcoin permitiría la tan ansiada y necesaria separación entre el Estado y la economía.

periodico.jpg

Imagen: Markus Spiske – Unsplash

Bitcoin es diferente a las monedas fiduciarias emitidas por los Estados porque no está basado en deuda. Tú no debes nada a nadie, nadie te debe a ti. Es un sistema basado en la propiedad de este token (vale, bono, ficha) digital y abstracto. Cada individuo es realmente dueño de su dinero ya que nadie puede censurarlo, confiscarlo o congelarlo, nadie puede decidir qué debes hacer o no con tu dinero.

El dinero es una ilusión

A pesar de que cueste aceptarlo, el dinero es una ilusión, forma parte de una de las tanta alucinaciones colectivas. Lo único real es su poder simbólico. El dinero no es más que un lenguaje de intercambio que nos permite dar valor a las cosas y confiar en los extraños, dicho de otro modo, nuestro entendimiento e interpretación de un pedazo de papel impreso y teñido de diversos colores es todo lo que cuenta. En tal virtud, el valor de todo tipo de dinero es inestable, fluctuante y muchas veces volátil, a pesar de los infructuosos y equivocados esfuerzos de los gobiernos por establecer tipos de cambio fijos con el objetivo de mantener su valor y fijación de tasas de interés para controlar su flujo.

¿El dinero tiene un valor intrínseco?

La respuesta es no. El dinero es frágil y provisional. Aquel que cree que es real, sólido o respaldado por algo o por alguien está creyendo en cucos. Y precisamente este es el principal argumento que se emplea en contra de bitcoin y las otras criptomonedas: manifiestan que no valen nada porque «no tienen respaldo». En pocas palabras, el dinero adquiere su valor por la confianza que los usuarios depositan en él. El bolívar venezolano no vale nada porque nadie confía en él ni en el gobierno que lo emite soberanamente.

Imagen: Pixabay.com

El brillante economista español, Juan Ramón Rallo, responde fácilmente la pregunta ¿cuál es el precio justo o razonable de bitcoin? El valor intrínseco o fundamental de cualquier activo financiero surge de descontar al presente sus flujos de caja futuros. Sin embargo, con bitcoin no podemos aplicar esta regla por una sencilla razón: bitcoin carece de flujos de caja futuros. Al igual que al oro, no promete entregar nada a su propietario, la única razón por la que se lo demanda hoy es para revenderlo más adelante y obtener una rentabilidad por su revalorización.

«Al igual que le sucede al oro, [bitcoin] no promete entregar nada a su propietario: la única razón por la que se lo demanda hoy es para revenderlo más adelante». – Juan Ramón Rallo

Bitcoin carece de retorno explícito —como sucede con el oro— pero sí posee un fuerte retorno implícito en forma de liquidez. Es indudable que la liquidez de bitcoin es hoy mucho menor que la del dólar o la del euro, sin embargo, la liquidez de esta criptodivisa crece conforme más personas la aceptan como medio de pago y su volatilidad se reduce (fenómeno que ha ocurrido durante casi todo el año 2018). Cabe destacar que la liquidez de bitcoin es mucho mayor que la del dólar o el euro en situaciones específicas como transferencias internacionales de dinero, en las que su uso genera menos costos financieros y considerable ahorro de tiempo —una transacción de BTC se confirma en 20 minutos aproximadamente versus días que toman las transferencias bancarias internacionales—. Las transacciones de bitcoin se dan entre personas sin la participación de intermediarios.

¿Bitcoin es un fraude?

La teoría que dio origen a las criptomonedas, empezando por bitcoin, es que los registros almacenados por una red distribuida de computadoras en la que los propietarios no se conocen entre sí, pero pueden confiar cabalmente entre ellos —gracias al cumplimento de unas reglas de consenso—, es a prueba de manipulaciones, garantizando de esta manera la solidez de una moneda, al menos, de mejor forma que los gobiernos. Hasta el día de hoy, la cadena de bloques de Bitcoin se ha mantenido estable e incorruptible.

Decir que «bitcoin es un fraude» porque gente maliciosa ha estafado a personas incautas o porque se utilizada para lavado de activos, equivale a decir que «la industria de servicios financieros es un fraude» por las mismas razones o porque los bancos actúan tan irresponsablemente que a través de las historia se los ha salvado de la quiebra con recursos públicos. Hay una leyenda urbana que dice que la mayoría de los billetes de cien dólares tienen rastros de cocaína. ¿El hecho de que el dólar estadounidense se utilice en transacciones ilegales provenientes del narcotráfico y terrorismo deslegitima el efectivo? No. Lo cierto es que el dinero no es bueno ni malo por sí mismo, es solo una herramienta neutral.

Imagen: Pixabay.com

Cuando nos referimos a Bitcoin no solamente hablamos de una moneda, hablamos de la refundación de los sistemas sociales, políticos y económicos que nos fallan constantemente, entre los cuales se encuentran los Estados y la banca. Estos sistemas cerrados, centralizados, verticales, jerárquicos y corruptos basados en modelos anacrónicos del siglo XVIII están siendo reemplazados por paradigmas abiertos, distribuidos, horizontales y autónomos que ofrecen ser más honestos y justos.

Es innegable que tanto los Estados como las instituciones financieras que actúan gracias a privilegios legales, tienen fallas estructurales profundas y son propensos a la corrupción. Esto siempre ha sido y será así mientras persista el paradigma centralizado de poder. A la luz de esta afirmación, Bitcoin es un proyecto motivado política e ideológicamente desde su origen que busca establecerse como un nuevo sistema monetario desarrollado ex profeso para proporcionar un medio de pago digital distribuido a prueba de manipulaciones y, si es que nosotros así lo deseamos, convertirse en una importante alternativa al sistema financiero tradicional.

avatar_jfbt_steemit_120x120.png
Juan Francisco Bolaños
@criptoEstratega

steemit_divider.png

Referencias:

  • Bolaños, J. (20 de marzo de 2018). Breve historia del dinero, parte II. Recuperado de http://bit.ly/2ImVhTL
  • Bolaños, J. (28 de septiembre de 2018). Bitcoin: Del auge a la caída – parte I. Recuperado de http://bit.ly/2R5TRRL
  • Bustillos, M. (30 de noviembre de 2017). You Don't Understand Bitcoin Because You Think Money Is Real. Recuperado de http://bit.ly/2R7mz4N
  • Díaz, G. (25 de septiembre de 2018). Aprende las diferencias entre bitcoin y el dinero fiduciario. Recuperado de http://bit.ly/2qazSGm
  • Rallo, J. R. (5 de enero de 2018). El valor intrínseco de bitcoin no es cero. Recuperado de http://bit.ly/2C6ubBm
  • Song, J. (2 de abril de 2018). Why Bitcoin is Different. Recuperado de http://bit.ly/2SdGssh

steemit_divider.png

Lecturas que vas a disfrutar

Una selección de mis mejores artículos:

steemit_divider.png

Academia Blockchain

Academia Blockchain es una iniciativa que crea un espacio para la difusión y conocimiento de la cadena de bloques y las criptomonedas en Latinoamérica.

academiablockchain.jpg

Amigos, están cordialmente invitados a visitarnos en nuestros canales digitales:

Web | YouTube | Twitter | Facebook | Instagram | Telegram | Patreon | Steemit

steemit_divider.png

Compra en Amazon y paga con Bitcoin

Compra lo que más te gusta en Amazon y paga con Bitcoin y otras criptodivisas a través de Purse.io. Recibe descuentos del 5 al 15 % en tus compras. Regístrate aquí.

steemit_divider.png

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Excelente artículo, felicitaciones, todo lo explicas de una manera muy didáctica y sencilla. Solo una observación: el Bolívar no perdió su valor por falta de confianza, sino por una hiperinflacion derivada de instituciones políticas, es decir, el problema no es económico sino político, ninguna variación macroeconomica o micro puede desatar por si sola una hiperinflacion, quizá el error de Chávez fue no haber estatizado la banca que actualmente es extranjera.

·

Todo lo que tú comentas, esa combinación nefasta de factores políticos y económicos, desembocan en la pérdida paulatina de la confianza. El tema del bolívar, en particular y el de Venezuela, en general, representa una gran lección que nos deja de moraleja que es imperativo separar la economía del Estado, precisamente para que esta se encuentre a salvo de caprichos políticos.

¿Estatizar la banca? ¡Por favor! Siendo testigos del desastre que vive Venezuela, gracias a los intentos de estatizar absolutamente todo, no logro entender cómo puedes pedir más de lo mismo como una solución al problema. El error fue Chávez. lo demás es una amarga historia.

·
·

Si, estatizar la banca hubiera evitado la fuga de capitales y por ende la descapitalizacion, no digo que sea bueno estatizar, pero si hubiera evitado la hiperinflacion, cómo explicas que otras dictaduras petroleras hayan soportado bloqueos y sus economías no hayan sufrido hiperinflaciones de 3 o 4 dígitos? Saludos.

·
·
·

Sigo sin entender tu idea, no encuentro que tiene ni pies ni cabeza.

Me parece absurdo pensar que la 'descapitalización' de la economía venezolona ocurrió en cuatro años y que se pudo evitar a través de la estatización de la banca, teniendo en cuenta que el país siguió produciendo abundantes cantidades de petróleo (la principal fuente de ingresos fiscales). De haberse estatizado la banca, el país hubiese quedado aislado más rápidamente y el desastre ocurrido mucho antes.

Las causas de la hiperinflación en Venezuela son el férreo control cambiario y de precios, las barreras para el movimiento de capitales (que afecta seriamente a la inversión y al comercio) y la indiscriminada emisión monetaria, entre otras. Como referencia, el Cadivi (organismo de control de divisas) fue creado por Chávez en 2003, es decir, cuatro años después de que Chávez llegó al poder.

Lo que ocurre en Venezuela, precisamente se debe a la correcta aplicación del socialismo, dicho de otro modo, esta ideología no puede producir más que hambre, violencia y miseria.

Excelente articulo, deja muchas cosas en claro porque de verdad entenderlo no es tan simple, a diferencia de sus procesos de intercambio que son ta sencillos

·

Hola, gracias por tus palabras. Efectivamente, mi objetivo era lograr que las personas vean a bitcoin desde otra perspectiva, la más importante, de acuerdo a mi criterio.

Este post ha sido votado por Repollo y su Trail.

·

¡Muchas gracias por el apoyo!