El fin de la nueva era. Capitulo 1. (primera parte )by @Christopherb

in art •  3 months ago  (edited)

()

Capítulo I
El inicio del fin
(primera parte)

Tengo ganas de vomitar, me duele la cabeza y siento punzadas en la espalda, pero aun así debo entrar y pilotear al Protector y salvar el mundo. O bueno, lo que queda de él.
La humanidad ha quedado tan reducida que ni siquiera sé si se le puede seguir llamando así. Me imagino como habrá sido en el pasado, aquella época en donde las personas vivían y no sobrevivían; aquella época donde éramos conocidos como la especie más fuerte viva. Aquella buena época.

¡Avci! – escucho gritar a Fanny desde el panel de control – ¿estás bien? ¡El intento de conexión con el Protector ha sido denegado! ¿Qué ocurre?
¡Lo siento! – Digo mientras intento concentrarme – ¡Jared Avci, piloto #02 de la línea principal de protectores, inicia el segundo intento para conectar con el protector: Grizzli!
Gracias cariño, así está mejor – comenta mientras reinicia el sistema y usa su magia para que todo funcione a la perfección – ¡Piloto Jared Avci del Protector: Grizzli, ha realizado la re-conexión exitosamente!

Es ridículo, pero los protectores necesitan que su piloto tenga la mente completamente en blanco al momento de conectarse con ellos, ya que el cerebro de ambos pasa a ser el mismo. Si, lo sé, es una completa locura. ¿El cerebro de un maldito robot gigante conectado con el de un humano? Suena súper extraño, ¿no? Pero bueno, es lo que hay. A fin de cuentas es la única forma que tenemos para poder matar a esos Alienígenas invasores, los Inbēdā. El ser uno con tu armadura. El ser uno con tu titán. El ser uno con tu protector. Qué épico suena, ahora que lo pienso. Grizzli, preparando eyección. Inicio de cuenta regresiva – explica Fanny. A veces pienso en cómo sería el morir dentro de un Protector. El morir salvando a toda la humanidad. Como sería ser llamado Héroe, por una vez en la vida. Aunque suene tonto, para las demás personas (los civiles de dentro de los muros) solo somos unos idiotas que pelean con idiotas más grandes. No somos un equipo élite que los cuida. No. Somos un escuadrón suicida que se gasta el dinero del gobierno en armas increíbles y armaduras de 50 metros. No somos sus héroes, somos sus villanos.
¡Grizzli! – Grita Fanny – ¡Prepara tus cojines que el viaje será duro! ¡Cómo todos lindura! ¡Como todos! El primer viaje del día hacia el campo de batalla siempre es duro. Y realmente no le encuentro una razón lógica, solo que es en el que me siento más tenso, mas asustado, y mucho más molesto. Por eso al ver las compuertas abrirse, y escuchar el enorme elevador que carga por completo al Grizzli, mi mente solo puede pensar: “¿Con que bestias raras me encontraré hoy?, ¿Cuántos traumas agregaré a la lista de esos que nunca podré tratar?, ¿Cuántas veces intentarán matarme hoy?, ¿será hoy mi último día? ¿Será hoy el día en el que el magnífico e inigualable Jared Avci morirá?” Todo eso en un margen de 5 segundos.
El ruido del elevador es una de las cosas que más me molestan. Tiene un chirrido grotescamente vulgar y siempre me alivio cuando se acaba, que es cuando por fin Grizzli puede caminar libremente por la pradera de la colina, la cual esta intoxicada con sangre humana y de Inbēdā. Tras ser expulsado de la base por el elevador, y haber aterrizado colina abajo, camino como unos 100 metros y no veo ni escucho algo que tenga que hacer bailar a Grizzli, por lo que solo cargo las bazucas de mano para estar preparado. Camino otros 100 metros y sigo sin detectar absolutamente nada, cosa que como debe ser, es completamente normal, ya que los primeros lares colina a bajo están completamente limpios de Inbēdā’s. No me espero a ningún monstruo por, al menos, unos 1000 metros más; así que lo único que hago es deambular sin rumbo por la colina.
El cielo, al igual que todo el alrededor, es completamente distinto a las zonas seguras. Todo es más pesado y mucho más triste. El cielo tiene un color rojizo y las tierras son grises (además de tener sangre de Inbēdā’s por todas partes), toda la vida que pudo haber tenido este lugar en el pasado, desde hace décadas que no está. Los humanos ya no podemos vivir en estas zonas. Moriríamos a las semanas, si no es que a los días. Si no morimos por la contaminación que genera la exposición de las tierras a la sangre alienígena, nos comen los Inbēdā, qué bonito vivir. El muro y las zonas seguras de fuera de ellos se ven tan distantes que me hace sentirme verdaderamente solo. Cada vez me sumerjo más en la profundidad de la perdición, y cada vez me alejo más de la soleada y esperanzadora luz del sol; pero de eso se trata, de entrar en el nido de estos bichos y matarlos. El mejor trabajo del mundo, ¿eh? Después de caminar un poco más (a paso de Grizzli), llego al final de la colina, donde me encuentro con la fosa más onda y grande que nunca había visto en mi vida, antes de pilotear algún Protector. La fosa es el resultado de la detonación de dos bombas nucleares que fueron lanzadas hace años con el fin de matar y aniquilar una cantidad exorbitante de Inbēdā’s. Ahora solo sirve como casa para todos los asquerosos Inbēdā’s que con los años han aparecido.
Desde acá arriba puedo verlos, sus retorcidos y huesudos cuerpos además de sus espantosas caras. En definitiva son la cosa más horrible de la tierra. Apenas me di cuenta y ya centraron toda su atención en mí. Sus grandes y redondos ojos me ven fijamente, esperando que me mueva a atacar. Unos ya se han acercado un poco, y vacilan entre subir o quedarse allí, petrificados. Sin pensarlo mucho, activo las bazucas y empiezo a disparar directo a sus caras, para que sus cerebros salgan volando junto a sus ganas de vivir. Logro matar a 7 antes de que los primeros 10 suban como animales hambrientos desde dentro de la fosa. Algunos solo saltan y sin necesidad de escalar, llegan hacia donde estoy yo. Se me abalanzan encima y con rapidez y astucia esquivo a todos mientras les disparo a quema ropa. Cuerpos titánicos sin vida caen al suelo, ocasionando un ruido ensordecedor. Me lanzo a la fosa para acabar con todos los de adentro a balazos. Uno a uno van cayendo, y a los minutos, me encuentro completamente solo; rodeado de cadáveres gigantes, y bañado por su sangre.
Empiezo a recorrer la fosa para ver si encuentro algo interesante en ella. Algún escondite alterno o alguna ranura en donde los Inbēdā’s residentes puedan escapar o resguardarse de cualquier peligro. Y efectivamente, encuentro una. Es lo bastante alta como para que un Inbēdā entre y salga sin problema, pero lo suficiente pequeña como para no ser vista desde alguna nave de combate o satélite. Decido entrar con cuidado para observar el perímetro y asesinar si es necesario, pero la oscuridad es absoluta. Activo las linternas externas del Grizzli y procedo con precaución. El interior de la ranura tiene una forma peculiar de construcción. Obvio no fue formada por la explosión de alguna de las bombas. Tuvo que haber sido creada por algún Inbēdā, uno lo suficientemente capaz como para abrirse paso entre las rocas y crearse su propio escondite. Tenemos conocimientos de que los Inbēdā’s son inteligentes, y que piensan de manera parecida a los humanos cuando hablamos de supervivencia, pero nunca había visto algo como esto. Los archivos hablan de cómo los Inbēdā’s se preocupan por buscar escondites cuando se sienten amenazados, de buscar protección y de hasta crear armas potentes de manera improvisada, pero no sabíamos que eran capaces de crear construcciones en rocas tan bien pensadas y diseñadas. Es algo que en definitiva necesita ser documentado. El silencio me inquieta, más de lo que me gustaría admitir. Observo con detalle cada uno de los grabados que se encuentran en las paredes y en las columnas de piedra que sostienen la estructura, y en definitiva es un idioma completamente diferente al nuestro. Por primera vez en la historia de la humanidad, encontramos lo que podría ser el lenguaje de los Inbēdā’s. Mientras intento pasar mi asombro, grabo y archivo cada una de las cosas que voy descubriendo con la cámara interior y exterior del Grizzli, pero siento una ansiedad horrible estando dentro de esa ranura.

Gracias por leerme y llegar hasta aquí. Si les llamó su atención estaré publicando la segunda parte. No olvides que me gustaría leer tu apreciación.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Sanchi.gif

Muchas gracias por el apoyo!! Es brutal que me hayan leído y les haya gustado mi trabajo, que agradable sorpresa @sancho.panza!

You got voted by @curationkiwi thanks to christopherb! This bot is managed by KiwiJuce3 and run by Rishi556, you can check both of them out there. To receive upvotes on your own posts, you need to join the Kiwi Co. Discord and go to the room named #CurationKiwi. Submit your post there using the command "!upvote (post link)" to receive upvotes on your post. CurationKiwi is currently supported by donations from users like you, so feel free to leave an upvote on our posts or comments to support us!
We have also recently added a new whitelist feature for those who would like to support CurationKiwi even more! If you would like to receive upvotes more than 2x greater than the normal upvote, all you need to do is delegate 50 SP to @CurationKiwi using this link.

Hi @curationkiwi! Special squad of highly trained hamsters prepared this delegation link for you:
steemconnect 50.0 SP delegation to @curationkiwi.

thank guys for your support!

This post has received a 3.13 % upvote from @drotto thanks to: @curationkiwi.

thank you son much!