El Jardín de las Ocas

in #talentclub2 years ago

Una de las curiosidades que hacen que una visita al Barrio Gótico de Barcelona constituya una enriquecedora experiencia lúdico-cultural, es el novedoso Jardín de las Ocas –y aclaro lo de novedoso, no porque sea nuevo o reciente, sino porque no tengo constancia de ningún otro lugar de sus características que lo posea- que todo visitante puede contemplar como un atractivo añadido que complementa la visita al claustro de la catedral.
DSCN3197.JPG
Una catedral y un claustro, por añadidura, donde el amante del arte encontrará un pequeño tesoro con el que solazarse, sumergido en esas peculiaridades que autores como Fulcanelli tildaban de argóticas –por su simbolismo enrevesado y dado a múltiples interpretaciones- y arquitectos como Antonio Gaudí consideraban incompletas y gustaban de estudiar, sobre todo en aquellos exponentes sobre cuya ruina la naturaleza añadía un toque de nostálgico romanticismo: el gótico.
DSCN3193.JPG
Cualquiera que haya hecho o simplemente haya oído, leído o comentado algo sobre el Camino de las Estrellas, Camino de la Vía Láctea o Camino de Santiago, apreciará, siquiera sea de una manera simbólica y comparativa, la importancia que el juego de la oca tiene implícita para el peregrino y recordará la casilla número 64, la última etapa o meta de tan antiguo y fascinante juego, percatándose de que el jardín que se representa en el tablero es, después de todo, muy similar a este otro y quizás, también, a aquél de significados gnósticos mucho más profundos todavía –de los que bien se nutrió C.G. Jung- donde éstos situaban la morada de Sophia, la Sabiduría.
DSCN3195.JPG
Cuenta ese divino tesoro que es la Tradición, que las trece ocas –ni una más, ni una menos- que hay en el jardín, no constituyen un capricho de los canónigos que un día, vaya Vd. a saber por qué, decidieron aumentar el simbolismo de la catedral con tan atractivo elemento, sino que, por el contrario, las trece ocas –en el fondo tiene sentido, pues la oca, como el perro, el lobo o el caballo tienen un aspecto ctónico como vigilantes, guías o conductoras de almas al otro mundo- se corresponderían, en realidad, con las trece heridas sufridas durante su martirio, por Santa Eulalia, Patrona de Barcelona.
DSCN3208.JPG
No la de Mérida, que curiosamente suele representarse con un bóvido a sus pies y tuvo y retuvo un recuerdo muy extendido por el Principado de Asturias, siendo el nexo de unión, posiblemente, la trashumancia ganadera que los pastores asturianos tenían con Extremadura, sino otra mártir –aunque, quién sabe, visto lo paradójico que es el mundo del simbolismo y los numerosas sorpresas que encierra-, que a diferencia de aquélla, se representa siempre con una cruz aspada o cruz de San Andrés, casualmente idéntica a la que también, según algunos autores, portaban los caballeros templarios que combatieron junto al rebelde William Wallace –Mel Gibson lo interpretó, en la película Braveheart- en la famosa batalla de Bannockburn, una vez disuelta la Orden y refugiados en Escocia.
DSCN3198.JPG
Y una curiosidad añadida: ¿saben cómo duerme una oca?. A la pata coja.

Vídeo relacionado:

AVISO: esta entrada se publicó originalmente en mi blog RECUERDOS DE UN PEREGRINO, si bien la presente entrada, está corregida y ampliada en parte, siendo inéditas las fotografías. Tanto éstas, como el texto, como el vídeo (excepto la música, reproducida bajo licencia de Youtube), son de mi exclusiva propiedad intelectual. Además, esta entrada de Steemit, se enlaza con el blog, como se puede comprobar en la siguiente dirección: https://jc347.blogspot.com.es/2014/12/catedral-de-barcelona-el-jardin-de-la.html

Sort:  

Lugar mágico, sin duda. Quizás se encuentre en Barcelona dada la teoría de que el camino de Santiago era ya conocido en tiempos romanos y comenzaba en la costas catalanas donde desembarcó Augusto.

Cierto, amigo, aunque habría que hacer algunas puntualizaciones en ese sentido. Que los ingenieros romanos tenían una destreza increíble a la hora de trazar sus calzadas, es un hecho evidente; pero también hay que reconocer una cosa, cuando se habla de Camino o Caminos de Santiago: que éstos ya existían milenios antes y eran utilizados por civilizaciones protohistóricas que siempre se dirigían hacia el Oeste, hacia el 'reino de los muertos' (el Amenti de los egipcios) en lo que siempre se ha considerado el Finis Terrae, el Fin del Mundo. Hubieras disfrutado, por otra parte, hace algunos años, cuando investigando algunos temas relacionados, anduve trasegándome las montañas asturianas cercanas al Monsacro. En algunos tramos (teniendo como referencia el Monsacro y el Angliru), todavía quedan rastros de las antiguas calzadas romanas, que en muchos casos, repito, se levantaban sobre antiguos senderos. De Augusto se cuenta la famosa leyenda en los Picos de Europa, a la altura, más o menos, de los lagos de Covadonga y las 'piedras del rayo', que le cayeron prácticamente a los pies, fenómeno que los augures interpretaron como su cercano nombramiento al 'cesaraurato', perdón por la palabrotra. Un abrazo

Es verdad. Viene de mucho más atrás. Tengo la sensación de que en tiempos antiguos la comunicación entre lugares lejanos no era tan escasa como a veces se intenta hacer ver ahora. No entre la gente común pero entre gente que "sabía" sí parece que hubo mucho movimiento. Hace poco salió una noticia de que los pigmentos de unas pinturas egipcias provenían del suroeste de la península ibérica. Y luego está el tema de la yarda megalítica. Aún más antigua. Seguro que los romanos lo que pisaron fueron caminos trazados mucho tiempo atrás.

La Península Ibérica tiene muchos enigmas y un rico y variopinto pasado. El norte, en este sentido, es una buena escuela. En Asturias, por ejemplo, se ha detectado la presencia de innumerables pueblos, entre ellos los egipcios, de manera que no me extraña nada lo que comentas. De hecho, muchos pueblos y ríos llevan raíces egipcias en sus nomenclaturas. Hay iglesias cristianas, como la de San Vicente de Serrapio (fíjate, aquí tienes uno: Serrapio-Serapis) cuyos cimientos se levantan sobre templos celtas y romanos y son un verdadero yacimiento arqueológico. De hecho, tienen una variada colección de laudas de diferentes orígenes en su interior. Como en todo, o en casi todo, incluido el Camino de Santiago, lo menos que puedo decir es que llueve sobre mojado.

De verdad, es un espectacular lugar, sería maravillo estar cerca para poder contemplarlo, amé estas fotos, gracias por [email protected] saludos.

Estoy seguro de que te gustaría muchisimo: es algo poco menos que único, ver algo tan hermoso y a la vez tan simbólico, en una catedral que ya de por sí, aparte de su belleza, tiene tantos enigmas, que se podría decir que si sus piedras tuvieran la facultad de hablar, ¡cuántas historias no contarían!

Un hermoso constraste, las ocas le aportan vida a la fría construcción, otra gran belleza, gracias por compartirla, saludos hermano

Gracias a ti por leerla con tan buenos ojos. Aparte de belleza, dotan a la catedral, bastante misteriosa, por cierto, de un simbolismo realmente interesante. Un abrazo