143 años de botes de Vela Latina nos preceden

in steempress •  16 days ago


Puerto de Las Palmas, 1857. Museo Canario

143 años de botes de Vela Latina nos preceden, pero estoy convencido de que la competición entre botes de Vela Latina es anterior y habría que sumarle algunos dígitos más a esa cifra.

Se ha establecido que la fecha oficial del origen competitivo de los botes de Vela Latina es la fecha 24 de julio de 1904, en una regata que se celebró por motivo de las fiestas patronales del barrio de San Cristóbal en Las Palmas de Gran Canaria. Sin embargo, esta fecha es a todas luces incorrecta porque, anterior a esta fecha, se celebraron multitud de regatas entre botes que tenían ese rango de oficialidad y algunas también se celebraron en bolina.

Hay que poner en valor que desde el punto de vista de la teoría del origen del deporte, el origen de una modalidad deportiva se establece en el punto en el que se tiene constancia de la primera manifestación de ese deporte, y claro está que la fecha del 24 de julio no cumple este requisito, porque existen multitud de regatas celebradas con anterioridad que sí la cumplirían.

Lo que está claro, es que la configuración de la estructura de un deporte, no se establece de la noche a la mañana, porque esa configuración estructural se realiza con la práctica deportiva, que va puliendo los elementos configuradores del deporte en cuestión.

Es más, ni siquiera la regata celebrada el mencionado 24 de julio, contaba con todos los elementos configuradores que dan forma a nuestro deporte, sino que esos elementos se fueron sumando a medida que se iban realizando las distintas competiciones deportivas.

Los botes de Vela Latina no son ajenos a este principio; la Vela Latina de botes tuvo que sufrir una evolución desde las primeras competiciones a mediados del siglo XIX hasta su configuración actual.

Quizás la fecha que cumple el principio citado sería la regata que se celebró el 1 de mayo de 1876 que tiene fiel reflejo en la prensa de la época: «Día 1. A las cinco de la tarde, cucañas marítimas, y regatas de botes con varios premios, durante cuyos juegos habrá música en el muelle de esta ciudad (La Prensa, 1876).» También aparece en el programa de las fiestas por la conmemoración de la conquista de Gran Canaria: «Dia 1: Al las cinco de la tarde, cucañas marítimas y regatas de botes con varios premios, durante cuyos juegos habrá música en el muelle de esta ciudad.»

Esta regata, que se celebraba por el día de San Pedro Mártir, 29 de abril, era organizada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, en la que se establecían premios a los mejores y en los años posteriores se siguieron celebrando regatas oficiales en estas mismas fechas.

Pero estoy convencido de que anteriormente a esta fecha ya se celebraban regatas de botes, como se pone de manifiesto en la prensa de la época, así en 1874 se publicaba: «Por la tarde cucaña marítima en el muelle y regateo de botes desde dicho punto al puerto de La Luz, con tres premios que se distribuirán de esta manera: al bote más andador, o sea el que primero llegue al puerto, ochenta pesetas; al segundo, cuarenta, y al tercero, veinte. (La Tregua, 1874).» Nótese que el campo de regatas es del Muelle de Las Palmas al Puerto de La Luz, o sea de Sur a Norte, lo que hace pensar que la regata también se plantea hacerla contra el viento.

Lo que viene a demostrar lo antedicho, que un deporte se va configurando con las distintas manifestaciones deportivas hasta adquirir la estructura definitiva que lo caracteriza, como ha ocurrido con los botes de Vela Latina.

Lo que está claro es que todas las regatas que se celebraron antes del año 1934, cuando se celebró el primer campeonato de botes organizado por la Sociedad Deportiva Ahemón, contribuyeron a darle forma al deporte tal y como lo conocemos en la actualidad, porque es Ahemón quién establece la primera estructura formal de la competición, aglutinando todos los elementos configuradores del deporte que habían surgido con anterioridad.

Esta estructura formal, que estableció Ahemón, nos ha llegado hasta la actualidad con las evidentes transformaciones que se han ido incluyendo desde los años sesenta hasta la actualidad, porque la competición de botes de Vela Latina es una manifestación deportiva viva y, por tanto, abierta a las modificaciones competitivas y formales.

A parte de estas manifestaciones deportivas que demuestran que hace más de 143 años ya había regatas de botes, existen otros datos que corroboran lo que se decía en la prensa del momento o en los programas de fiestas.

Esos otros datos los encontramos en el Registro de Buques de Las Palmas y los aporta José Daniel Rodríguez Zaragoza en su blog «Apuntes de la historia marítima de Canarias.» Así en su entrada: «Así empezó todo. 1.- Los botes de vela latina canaria», pone de manifiesto que en 1866 ya se construían botes de Vela Latina exclusivamente para el recreo. Así Rodríguez nos dice:
«[…] siguiendo la pista en el Registro de Buques de Las Palmas, la primera embarcación que figura como realizada estrictamente para el recreo en la lista cuarta del Registro de buques de Las Palmas, […] fue la que figura en el folio 14, se construyó en 1866, y era un bote, que se llamaba, curiosamente, “Eolo”. Fue construido por el carpintero de ribera Don Antonio Herrera.»
Siguiendo con el artículo de Rodríguez, encontramos que el registro de botes para el recreo y el regateo no se queda ahí, ya que en 1872 se matricula otro bote, el Neptuno y el 1874 otro más, el Cristóbal Colón con parecidas dimensiones.

Después, en 1876, se registran dos botes que ya nos suenan más y no son otros que El Canario, que tiene 5.90 metros de eslora, 1.88 metros de manga y 0.74 metros de puntal y el Marino, con 6.15 metros de eslora, 1.94 metros de manga y 0.71 metros de puntal.


Fuente


Fuente

Estos datos del Registro de buques de Las Palmas, aportados por José Daniel Rodríguez Zaragoza vienen a demostrar que las competiciones entre botes de Vela Latina ya se realizaban a mediados del siglo XIX y que había un grupo de aficionados que construían botes ya no para trabajar, sino exclusivos para la competición deportiva.

Así que, para concluir, hay que decir que se debería establecer los orígenes deportivos de la Vela Latina de botes a mediados del siglo XIX, porque ya no solo existen pruebas periodísticas de estas manifestaciones deportivas, sino que también existen pruebas de asientos registrales de los botes que se construyeron para participar en estas competiciones.

Fuentes:
LA TREGUA (1874). Número 11. 16 de abril. Las Palmas de Gran Canaria.
LEGAJO 1 (1876). Expediente 26, pag 24. Archivo Histórico Provincial de Las Palmas.
LA PRENSA (1876). Número 127. 25 de abril. Las Palmas de Gran Canaria.
Rodríguez Zaragoza, D: «Apuntes de la historia marítima de Canarias»

Si quieres leer más entradas mias entra en mi perfil: @moises-moran


Fuente



Posted from my blog with SteemPress : http://moisesmoran.x10host.com/2019/03/07/143-anos-de-botes-de-vela-latina-nos-preceden/
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

To listen to the audio version of this article click on the play image.

Brought to you by @tts. If you find it useful please consider upvoting this reply.