Celdas digitales - Relato - Ciencia ficción

in steempress •  11 months ago  (edited)



Mi consciencia se activa y se percata que estoy otra vez en el cubo, un espacio de tres metros cuadrados destinado a mi esclavización digital. Otro día viendo como fluyen los datos en mi cabeza y debo ordenar el código que a la vez me mantiene vivo pero sin poder recordar lo que ha pasado el día anterior.

El cubo es frío y hostil a mi psique, la cual también se ve afectada por el constante fluir de datos inexorable ¿Qué otra cosa puedo hacer sino trabajar 16 horas al día para mantener viva a la súper inteligencia que se alimenta de nuestras mentes? ¿Cómo podría escapar de ella?

Mi vida no tiene sentido en este lugar, pero no recuerdo haber tenido una con sentido tampoco y por eso es la desidia y opresión que tengo al despertar todos los días. Mi vida consta de trabajar, acumular datos y dormir. No recuerdo tener la necesidad fisiológica de ir al baño pese a saber de su existencia, como un enfermo de Alzheimer al reconocer personas pero no sus nombres, allí están inertes pero sin vida para uno.

Si tan solo hubiese una oportunidad para escapar de esta esclavitud, solo por un día, solo 24 horas sin estar en este tormento, estoy harto de clasificar, ordenar y mover datos, pero no tengo alternativa, me tienen vigilado, conocen cada uno de mis pasos, no puedo alterar el sistema. Mi único divertimento es cuando hay un tiempo libre para que nuestras mentes se refresquen y puedan trabajar con la mayor asertividad posible, de lo contrario debido al estrés acumulado, empezamos a cometer error tras error.
A veces me pregunto cómo la estarán pasando las demás personas que están en los demás cubos, ¿Tendrán las mismas dudas existenciales que yo? ¿Querrán salir y tener una vida plena sin estas ataduras digitales o muy por el contrario estarán tan absorbidos por el sistema que ya ni tendrán consciencia de sí mismos, como meras máquinas de trabajo pesado? Tampoco recuerdo el momento en que llegamos a esto, solo tengo un nombre que da vueltas a mi cabeza, Soliptium, Soliptium, Soliptium, ¿Acaso tendrá que ver con ideas filosóficas o será una persona o un lugar?

En mi momento de descanso, escucho música nada relajante, así como cuando estamos tristes y colocamos música aún más triste. Me encierro en mi mundo de agresividad y empiezo a escuchar esa música atronadora, producto de un software especialmente diseñado para desarrollar tales agresiones auditivas. Seguidamente estoy enérgico, pero a veces tengo ideas, pese a la escasez de melodías e inspiración, tengo ideas.
Uno de los vigilantes abre la puerta del cubo en donde estoy sentado conectado a la Udnet, me quito el receptor y el vigilante que no es más que un dron con un enorme ojo en el centro, empieza a escanearme, luego del procedimiento habitual las ideas que tuve hace pocos minutos cobran fuerza, cobran vida, son tangibles. Agarro al dron y lo lanzo contra la pared y sin esperar tiempo agarro la silla cutre de aluminio y empiezo a golpearlo múltiples veces con mucho frenesí hasta que el artefacto emite unos chillidos que involucran su muerte.

Salgo del cubo y veo una vastedad de cubos distintos, miles de cajas flotando a mi alrededor, probablemente con miles de personas dentro, trabajando día y noche y agotándose mentalmente, como una especie de terrorismo psicológico que beneficia digitalmente a la súper inteligencia. Empiezo a correr por un pasillo angosto y pocos segundos después escucho una alarma atronadora que afecta a mis oídos y mi cuerpo se empieza a paralizar. Pensé que todo estaba perdido, que moriría por el disparo de alguno de los drones, pero mi convicción de salir de aquel lugar fue mayor. Tenía que averiguar que había allí, sí que poco a poco pese a la alarma que me recorría puntos débiles en mi cerebro de una manera in crescendo pude moverme y empezar a trotar y luego a correr de nuevo, sin miedo ya a la muerte, total, nunca estaría vivo en aquel lugar.



Corrí esquivando disparos y drones, escudándome con paredes entre los numerosos pasillos que cruce y como el túnel que muchos ven al morir, vi una puerta, una enorme puerta de metal cromado, sin saber si era mi salvación o simplemente mi perdición. De igual manera no tenía nada que perder, estaba dispuesto a morir, solo que mi curiosidad por saber que había detrás de esa maldita puerta era aún mayor, así que decidido y pese a ver numerosos drones custodiándola me eche a correr. Corrí 100 metros como un verdadero atleta, recibí un disparo en mi mano izquierda y otro en mi hombro derecho. Al llegar a la puerta, no ocurrió nada, la golpee fútilmente una decena de veces gritando ¡Quiero salir de aquí! ¡Saquenme de aquí!, llorando, suplicando, pero nada funcionó. Pronto estuve rodeado en un círculo de drones.

Al abrir los ojos de nuevo, estaba en una camilla media, una de esas que reparan cualquier tejido con sus tenazas y múltiples miembros con una agilidad inverosímil. A mi lado observé el monitor que indicaba el daño que había recibido y por lo poco que pude entender tenía mi columna completamente hecha añicos, fragmentada, irreconocible aparte de tener muchos agujeros por todo mi cuerpo, imagino que debieron de ser las balas que atravesaron mi piel por unos cuantos segundos de despliegue bélico.




Solo podía abrir y cerrar mis ojos, un movimiento hacia la izquierda o la derecha con ellos representaba un dolor infernal, así que prefería mantenerlos al frente, observando incesantemente al techo, cavilando sobre los futuros días de mi vida, si es que llegaba a tener alguna.

Otro día de abrir y cerrar ojos, pero en esta ocasión veo a un dron y me sobresalto, sin embargo segundos después de miedo y sudoración, me percato que es un dron médico el cual estaba escaneado todo mi cuerpo como un día lo hizo uno de los vigilantes en la amplia red de cubos. Al pasar el susto me doy cuenta que puedo mover mis manos lentamente e inclusive hacer algunos gestos con mi cara. Estaba excitado, feliz de poder mover algo más que mis ojos. Veo con mi vista periférica a un humano, con un traje de látex negro ajustado al cuerpo y con el sello característico pegado un poco más debajo de su hombro izquierdo, el sello típico de los médicos, un triángulo superpuesto con un humano con los brazos abiertos.

El sujeto me observó de pies a cabeza, me hizo unas cuantas preguntas a las que respondí con un leve movimiento de mis ojos, hacia arriba y hacia abajo, hacia la izquierda hacia la derecha. Después de pasar el breve examen psicológico y de paciencia al soportar la cantidad de preguntas triviales, su cara se deformo. Había una leve transparencia en el lado izquierdo de su cara, intermitente y fue cuando noté que aún no había alcanzado la realidad, que aún me encontraba sumergido en las celdas digitales.

El semblante del médico adquirió un tono más sombrío y amenazador, la adrenalina empezó a recorrer mi cuerpo, pero este no podía moverse adecuadamente, no podía correr en esta oportunidad pese a la convicción que pudiese llegar a tener. El médico me dijo que escribiera, pero ¿Cómo se supone que voy a escribir? Me pregunté a mi mismo, de manera estúpida claro está, ya que un receptor de Udnet era suficiente para que un grupo de palabras debidamente ordenado apareciese en una pantalla, en la nube o en casi cualquier lugar. Es en ese momento en donde empecé a escribir este relato y es ahora en donde recomiendo no combatir el sistema… el sistema siempre nos vencerá… siempre nos joderá… Es preferí…

Contacten con la rebelión, Alexei es el responsable de toda esta miseria, ya yo estoy condenado a muerte pero ustedes pueden hacer una notable diferencia si se unen, las maquinas poseen una lógica insuperable pero nuestras convicciones, ideas y espíritu son inquebrantables, no dejemos que estas entidades digitales nos deshumanicen y nos utilicen como carnada energética, el momento es ahora, el momento de atacar y salir de este sistema opresor, ya basta de cubos y trabajos desasosegadores, es momento de apostar a todo y luchar por la plenitud, luchar por nuestra dignidad como especie y destruir la mecanización en la que estamos envueltos, repito el momento es ahora, no tenemos tiempo que perder, no tenemos tiempo que….............

Fuente de imágenes

1, 2, 3, 4, 5


Posted from my blog with SteemPress : http://kruznik.rockdio.org/2018/10/02/celdas-digitales-relato-ciencia-ficcion/
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Demasiado bueno, me sentí como si fuera una especie de programa atrapado dentro de otro programa, nada humano, increíble que hasta allí nos lleve la imaginación, lograr sentir como si fuésemos algo intangible, luego si pensé en una persona. Quedo brutal el relato.

Me alegro que te haya gustado @nakary. Eso fue producto de un trabajo monótono y agobiante que he estado haciendo, así que me dije porque no hacer una critica a modo de ciencia ficción.

Excelente, deseo esa habilidad para armar así las criticas y que del tedio por un trabajo monótono pueda crear relatos como ese en vez de una simple y repetitiva queja que a nadie le gustaría escuchar jajaja

I voted your content because you are on my whitelist.

Join our army of good authors, delegate to me to apply: 2000 SP JEDI | 1500 SP **SITH Lord | 1000 SP Skywalker | Less Stormtrooper


Witness: @castellano

Use SteemConnect to delegate safely: 50 SP | 100 SP | 200 SP | 500 SP
JEDY 2000 SP | SITH lord 1500 SP | SkyWalker 1000 SP |