Regreso a la Tierra, La Última Colonia

in steempress •  2 months ago  (edited)


Fuente

La Última Colonia

Las luces de la nave apenas se reflejaban en la superficie del lago de hidrocarburos que sobrevolaba, el denso vaho hacia casi imposible ver a través del cristal de la cabina. Erik cambió al modo de visión por infrarrojos, para poder tener una mejor perspectiva de donde descender. Hace sólo algunas horas había llovido y el terreno congelado estaba tan resbaloso, que una pequeña pendiente podía hacer que los patines de la nave se deslizaran, causando molestias en sus tripulantes.

La entrada del complejo de edificios no lucía como si tuviera casi quince mil años de haber sido abandonada. Saul se aproximó a la gigantesca puerta, por la que antes habrían entrado y salido constantemente, enormes trasportes cargados de rocas, para extraer combustibles que satisfaría los requerimientos de la colonia.

Tras conectar una batería y usar un software de decodificación, para activar el panel de apertura de emergencia, los motores volvieron a la vida, emitiendo un estridente chillido y elevando la pesada puerta, para finalmente fallar y dejarla suspendida a mitad de camino.

―Supongo que es lo más que podemos esperar de ellos, es prácticamente un milagro que hayan funcionado al menos por diez segundos ―dijo Saul, por el comunicador ―. El octópodo debe pasar por aquí abajo ―dijo levantando los brazos bajo la puerta, elevada unos tres metros sobre el suelo.

En el interior del edificio, tras atravesar un oscuro túnel de unos treinta metros de largo, accedieron a un enorme espacio cerrado donde aun estaban aparcados, formando dos ordenadas filas a ambos lados de la vía, diez de los transportes de la mina. Más allá de ellos, al otro lado de lugar, se encontraba un nuevo túnel, esta vez más estrecho, lo justo para que pasara el octópodo, se trataba del acceso al área habitacional.

Lo que una vez debió ser una bulliciosa y atiborrada colonia, se encontraba inmersa en completa oscuridad y silencio. Los reflectores del octópodo apenas podían romper la absoluta carencia de luz de la gigantesca área central del edificio, una especie de gran plaza, alrededor de la cual se encontraban las más de doscientas unidades habitacionales, que alguna vez estuvieron colmadas de familias.

Como este edificio de viviendas había otros treinta, sólo en este núcleo de la colonia. En sus últimos momentos, Titán pudo albergar unas setecientas mil personas, en un espacio planificado para poco menos de la mitad de esa cantidad de pobladores.

Tras reactivar la electricidad, gracias a un generador basado en una batería de antimateria, los exploradores pudieron tener una mejor perspectiva del desolado panorama de aquella colonia.

No había ningún rastro de vida humana en ella, con excepción de las edificaciones y algunas escasas maquinarias, todo lo que podía ser reciclado como combustible o para la obtención de materia prima para la construcción de la nave arca, fue reutilizado. Las habitaciones se encontraban completamente vacías, así como todas las oficinas y locales del área comercial.

Tras quince días revisando los siete núcleos habitacionales, granjas, fabricas y demás instalaciones de la colonia, el resultado fue el mismo, todo mobiliario, artículo personal, dispositivo electrónico o maquinaria, había desaparecido, sólo permanecían edificios vacíos.

El único rastro de los antiguos pobladores, se encontraba en el núcleo central, donde estaba el nodo principal de la red de control, que monitoreaba todos los aspectos del funcionamiento de las edificaciones, en él, hallaron varios cientos de dispositivos de almacenamiento holográficos, con las bitácoras de las operaciones diarias.

De estos registros se pudo descubrir, que una epidemia de un tipo de influenza particularmente agresiva, causó la muerte de casi el setenta y cinco por ciento de la población y la potencial insostenibilidad de la colonia, lo que fue el principal aliciente para abandonarla, y emprender un desquiciado viaje en post de un planeta, que se presumía habitable, en el vecino sistema de Próxima Centauri.

Los últimos ciento treinta mil humanos que habitaron el sistema solar, emprendieron un viaje sin futuro, a un planeta desconocido, con la esperanza de encontrar un sitio para vivir, menos hostil que aquel, en el que lo habían estado haciendo, por casi dos mil años. Para sólo encontrar la muerte en su viaje, sin saber que, en Próxima Centauri, lo que les esperaba era un planeta yermo, sin atmósfera y periódicamente arrasado por las fulguraciones de su estrella.

Texto de @amart29 Barcelona, Venezuela, Junio de 2019

Otros relatos de la serie Regreso a la Tierra

Relato originalmente publicado en mi blog de Weku.

Espero que haya sido de su agrado, estoy atento a sus observaciones y comentarios.



Posted from my blog with SteemPress : https://materia-oscura.000webhostapp.com/2019/06/la-ultima-colonia

Sponsored ( Powered by dclick )
The best dapps for crypto enthousiasts

I selected the most interesting applications and ser...

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Super interesante como siempre la lectura aqui alfa centauri leyendo sus notas @amart29

Voto tu post por votaciones matutinas de votovzla Saludos

Excelente relato de ciencia ficción. Admiro las personas que escriben este tipo de relatos. Me parecen muy creativas e inteligentes.
Saludos mi estimado amigo.

Soy un fanático de la Lectura, me gusto tu post, te animo a que sigas escribiendo! :)

Atrapante como siempre @amart29 eres muy creativo como estructuras tan exacto cada hecho!

Hola amart29,

Tu post ha sido seleccionado por el bot de @provenezuela, te hemos dado un voto en apoyo a los autores venezolanos!

Gracias por ser parte de nuestra comunidad!

matutinas.gif