La chica de las golondrinas...

in spanish •  last month 

“Leyes inexorables existen cuando entran en el camino, no solo para remediar sino para perpetuarse...

Saludos Amigos: Quién se ha encontrado con un acompañante de viaje que genera un sin fin de sentimientos, pero al terminar el mismo, queda una incertidumbre llena de un terrible sosiego y dolor de cabeza. A continuación, el texto para su consideración y comentarios.

Fuente

Las miradas fueron mutuas, acompañadas con leves sonrisas.

Así fué el encuentro. Me dirigía al trabajo a eso de las 6 y 30 de la mañana. Los puestos en el autobús estaban casi todos ocupados. Afortunadamente el de mi acompañante aún estaba vacío. El destino lo haría intencionalmente pero esa chica se embarcó y buscó sentarse allí.

Pide permiso. Pasa frente mostrando su inusual belleza. Coloca su morral de tonos fosforescentes entre sus piernas.

Lo corto del vestido proporcionaba un verdadero ángulo para percibir el grupo de golondrinas revoloteando en su muslo derecho. Un tatuaje bien real haciendo juego con el color de su piel.

Quito apresurado la mirada de esas aves. Cierro los ojos y me hago el dormido para disimular la atracción que me genera su presencia. Disfruto la brisa mañanera que entra por el ventanal.

El colector se aproxima solicitando los pasajes. Le entrego los míos que están bien resguardado en mi koala. Ella, aún cuenta su dinero, lo repite varias veces. Quise entrometerme para ayudarle, me contuve. Acto seguido, le pasó el pasaje, metiendo el resto del dinero en uno de los bolsillos del morral.

La chica se montó en las proximidades del retén policial de la ciudad. Junto a otras jóvenes que provenían de esa zona. Tal vez, pasaron el fin de semana entre licores y drogas, aunque no se ve así, está bien plantada su personalidad.

Se recoge el cabello, termina de pintarse los labios, muestra inequívoca que tuvo mucha acción anoche. Todo lo dejo a mi imaginación. Lo que si es verdad, es que es muy guapa.

Quiero platicarle. No me atrevo. Un tema de conversación para ese tipo de mujer sería arriesgado por la relación que tiene con su entorno.

En pleno viaje, sin querer chocan nuestras manos. Mostrando algo de timidez retiro mi cuerpo, ella solo me mira, manipula sus labios y vuelve a buscar su postura.

Desde ese momento, me hago el dormido. Aunque, no les niego, las ganas que tengo, de llamarle la atención.

De reojo, observo que en uno de los bolsillos de su mochila, lleva una cantidad de dinero considerable. Analizando la situación, opto por creer que teniéndolo en ese lugar puede resolver cualquier contratiempo.

Lógicamente, quien sepa algo de su procedencia, no se atrevería a tocar un pelo de ella.

-Disculpa, ¿Qué hora tienes?- dando el paso, logro preguntarle.

La muchacha busca su brazo y acerca su reloj – son la 7 y 15- su voz me engancha, la sensualidad hace juego con su físico.

-Gracias- pienso que es la hora especial para soñar con semejante hembra.

Me vuelvo a quedar mudo, percibo que tiene interés de conversar. Todo el viaje se ha convertido en una breve fantasía. Con una persona tal vez prohibida. Eso creo.

Lástima que el viaje llega a su término. Nos acomodamos para salir de la unidad. Dejo que ella pase frente a mí nuevamente para contemplarla. Le prosigo.

En las afueras del autobús, nos detallamos nuevamente. Me regresa un lindo guiño y me dice con su hipnotizadora voz –hasta luego señor, un placer haber viajado con su grata compañía-

Quedo paralizado. Da la vuelta colocándose el morral y es allí cuando veo nuevamente el grupo de golondrinas revoloteando, pero esta vez, el tatuaje está en su hombro derecho.

Se pierde entre los transeúntes.

Suena el teléfono.

-¡Aló!- se deja sentir un silencio prolongado. -Hola- insisto.

-Épale, mi pana- se deja escuchar una voz zumbada. Continúa. –Aquí te habla Robert, alias el Tucusito. Te dejo una advertencia. Cuidado y te metes con mi novia. Recuerda que “guerra avisada no mata soldado”- Termina la llamada, dejándose sentir el tono continuo del teléfono.

Late mi corazón fuertemente, mientras me pierdo en la dirección contraria al de la doncella.

-¡Esto sólo le pasa, al coyote y a mí!….Diooooss.

Fuente

J.R.M.(@siondaba)


Gracias por leer. Hasta la próxima.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Colmena-Curie.jpg

¡Felicidades! Esta publicación obtuvo upvote y fue compartido por @la-colmena, un proyecto de Curación Manual para la comunidad hispana de Steemit que cuenta con el respaldo de @curie.

Si te gusta el trabajo que hacemos, te invitamos a darle tu voto a este comentario y a votar como testigo por Curie.

Si quieres saber más sobre nuestro proyecto, acompáñanos en Discord: La Colmena.


Saludos @la-colmena gracias por su apoyo y el respaldo de @curie, abrazos a todos.

Este post fue compartido en el canal #spanish-curation de la comunidad de curación Curation Collective y obtuvo upvote y resteem por la cuenta de la comunidad @c-squared después de su curación manual.
This post was shared in the #spanish-curation channel in the Curation Collective Discord community for curators, and upvoted and resteemed by the @c-squared community account after manual review.
@c-squared runs a community witness. Please consider using one of your witness votes on us here