Lo peor, la adolescencia. Cómo ser madre y no morir en el intento VIII

in spanish •  6 months ago

Fuente


Parte I
Parte II
Parte III
Parte IV
Parte V
Parte VI
Parte VII

Después del olvido de mi hijo en el patio del colegio Parte VII, comenzó un periodo de calma relativa.

Era momento de ponerme a bien conmigo misma, de construirme por dentro.Empecé por ocupar mi tiempo de ocio en dedicación de calidad a mi hijo y a mi marido, sin olvidarme de mi vida profesional.

Mi marido, a partir de la hora de comer, asumió todas las tareas, para que yo pudiese estudiar.

Tenía que preparar mi acceso a una plaza de Titular en mi Universidad y, sin su ayuda, aquello sí que hubiese sido imposible.

Mantuve mi cabeza centrada en ampliar mi currículum.Mi marido y mi hijo tenían su lugar, los fines de semana me dedicaba a ellos. Sólo cuando ambos se dormían, me permitía continuar trabajando.

Fuente

Saqué mi plaza. Todos contentos, la primera yo: ¡había cumplido mi objetivo!. Tenía un trabajo fijo y, ¡ahora sí que sería la mujer más feliz del mundo!.

Es cierto que que mis miedos seguían estando ahí, aplacados, confusos, pero los tenía controlados.

Mi pequeñín se hizo mayor y yo, aún más.

El me conocía, sabía de mis debilidades y las utilizada para fugarse entre la autoridad de su padre y la de su madre. Pero supo estar a la altura.

La que no estaba a la altura era yo: miedosa, controladora, perfeccionista… No le dejaba respirar. No lo entendía, no podía comunicarme con él. ÉL, tranquilo, razonable, atento, afable, callado, reservado aunque con una personalidad fuerte. Él, queriendo quitar importancia a las cosas, yo, dándosela; pero siguiendo su camino, a pesar de su malísima madre.

Que ven a esta hora, que dúchate, que no vayas con éste, que no vayas con aquél; que dónde vas, que con quién, que de dónde vienes… Que ¡ni hablar!, que por ahí, no, que por ahí, sí....

Nada me servía para comprender a mi hijo. Me releí todos los libros de psicología y otros más que no conocía. Cuando terminaba uno, allí estaba yo, poniendo en práctica lo que me decía el libro. Pero los libros no me valieron de nada.

¡Qué vergüenza!, una profesora que forma maestros y no es capaz de entender a su hijo. Pues no, no lo entendía. ¿Por qué?, pues... porque no era natural, no me dejaba llevar de mi instinto. Ese instinto que hay que poner a la vida, que te guía a veces y no sabes a dónde, pero que estás segura que es por ahí, por donde tienes que ir. Y yo, en esos momentos, no lo tenía. En otros ámbitos de mi vida, si lo apliqué, y de buenos marrones me ha salvado. Pero para ser madre...¡cero patatero!. Bueno, a lo mejor sí que lo apliqué, pero no quiero reconocerlo, no vaya a ser que esa imagen de mala madre no me guste y...tenga que volver a recolocarme.

Cuando por las mañanas me levantaba, veía bajar por la escalera un perro-bulto con el pelo encrespado que parecía salido de una película de terror: los ojos cerrados, arrastrando lo pies, cansado de la juerga nocturna -que yo desconocía dónde se había celebrado-.Ese desconocimiento me hacía desconfiada, intranquila y me ponía furiosa por no saber, porque no conseguía conocer su historia, sus preocupaciones, sus pesares. Quería que fuera extrovertido, que me contase, lo que fuese, con tal de que lo hiciera con convencimiento para tranquilizarme. Pero nada, nunca lo conseguí.

Pensaba que era el hecho de ser hijo, ¡si hubiese sido una hija!.....seguro que me lo cuenta. Pero ahora, con retrospectiva, he llegado a la conclusión de que no, que el que es reservado, lo es y no hay más que hablar. Asúmelo. Te tocó, y si no eres lista -yo no lo debía ser-, no te enteras de la película.

Yo sólo veía peligros a mi alrededor, me sentía relegada; mi “pequeño demonio” era inaccesible y su madre aprendió a dejarlo ir. Supongo que por instinto de supervivencia. No quería sufrir.

Un buen día, llegó la noticia: mamá me quiero matricular en la Universidad de…., no digo el nombre no vaya a ser que…..

Pero sí, se fue a 600 km de casa, con 18 años. No había una ciudad más lejos para marchar, no. Me preguntaba ¿Cómo es que aquí no hay ninguna titulación que encaje en sus gustos intelectuales?, pues no, no la hubo. Sólo logré sacarle que una de las razones por las que se quería ir, era para controlar su tiempo.

Claro, me decía yo, con una madre tan… irresistible, es lógico que este chico quiera largarse.

La lejanía nos fue bien a toda la familia. ¡Ojos que no ven, corazón que no siente!. El pudo construirse a sí mismo, evitó los miedos de su mala madre y ésta estaba relajada...hasta que llamaba por teléfono.

Aprendí a distinguir los tonos de su voz y sabía cuándo estaba triste y cuándo contento. Sólo preguntaba, si le pasaba algo. Entonces, en la lejanía, también él se atrevía a contarme alguna cosa. No crean que mucho, pero era lo suficiente para que pudiera acercarme a él.

De este periodo aprendí a guardarme mis pensamientos y mis temores; aprendí a ser su confidente, su apoyo, su bastón, su banco. Le aconsejaba -pocas veces-, cuando me lo pedía y , poco a poco, con tiempo, con paciencia, fui dejándole marchar, fui calmando mi angustia, fui perdonándome, fui siendo yo misma, queriéndome.

Ahora que soy suegra y abuela, a veces, ya soy capaz de vislumbrar lo que un niño quiere, pero lo que todavía no sé es, si seré una mala abuela y una buena suegra. Ya veremos.

¡Quién sabe, la vida es tan sorprendente!


perfil autora steenit.jpg


Un Witness es quien mantiene un servidor para que Steemit no se caiga y siempre puedas postear, comentar, votar y recibir pagos y recompensas. @Cervantes optando a ser representante de la Comunidad Hispana como Testigo/Witness del Steemit.

Ven y apoya a @Cervantes como Witness en

https://steemit.com/~witnesses

cervantes reducido 75.png

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Hola. Esos miedos los tenemos todas las madres.
El ser madre es la única carrera donde a veces los manuales no son de mucha utilidad porque cada experiencia es única.
Claro, buscar información nos ayuda pero ponerla en práctica no están fácil, sobre todo cuando somos mujeres que trabajamos en la calle y llegamos ful cansadas al hogar.
Y cuando los muchachos están en la adolescencia no es fácil sobrellevarlos, pero tampoco es imposible.
Solo debemos recordar cuando nosotros fuimos adolescente. Lo que pasa es que ahora estamos del otro lado, SOMOS PADRES, y nos toca poner las reglas.
Pero cuando nuestros hijos crecen y vemos que son adultos responsables es una satisfacción tan grande que ni siquiera un título universitario que tengamos, supera esa satisfacción.
Me encantó tu post.

·

Gracias por manifestar que también sentiste lo mismo.

Me alegro que terminara bien vuestra relación.
Muchas veces somo los propios padres los que desconfiamos de las habilidades del hijo y empezamos con el “deberías de...”
Creando asi un rechazo y estropeando la relación
Personalmente, desde que utilizo menos el “deberías” me va mejor .
Me sentí muy identificado con tu publicación. 😊

Aún ni suegra ni abuela, pero siguiéndote en el recorrido de los miedos. Te felicito porque pudiste consolidar tu estatus profesional.
Tus miedos fueron y aun son los míos, creo que los de todas las madres que nos sentimos responsables de nuestra labor.
Tu publicación muy buena. Tienes un estilo encantador, intimista y que toca, a veces lo jocoso.
Sin tener nietos, me atrevería a decirte, disfrútalos sin evaluarte. Cuando los tenga, no sé que diré. Jejejjej
Un abrazo

·

Gracias por sentirte identificada, lo malo de los miedos es que se contagian sin querer.

·
·

Pero si los canalizas en acción, hasta positivos resultan, jejeje. Yo tardé mucho tiempo en aprender esa partecita, me iba hacia adentro y gastaba un montón de energía en el inoperante ejercicio de localizar culpas. Gracias a Dios, etapa superada.
Abrazo