¿ CUÁNTO DAñO NOS HACE DISCUTIR?

in spanish •  5 months ago  (edited)

discusión.png

Seguramente en muchas ocasiones desearíamos no discutir con ninguna persona de nuestro entorno familiar, social o laboral. Sin embargo, en múltiples ocasiones ese esfuerzo nos resulta infructuoso, e inexorablemente terminamos discutiendo por alguna razón con nuestra pareja, nuestros padres, hijos, algún vecino o algún compañero de trabajo.

Generalmente cuando algo que sucede a nuestro alrededor no encaja con los parámetros de nuestra lógica, de nuestros principios y valores, de nuestras creencias, de nuestras convicciones, y nuestros pensamientos, corremos el riesgo de terminar discutiendo para defender nuestros puntos de vista y tratar de “’hacer entrar en razón”’ a nuestro interlocutor.

Sin embargo, si supiéramos un poco más acerca de los efectos dañinos que puede ocasionar a nuestro organismo esas discusiones, tomaríamos mayor conciencia de la necesidad de evitarlas al máximo y seguramente lo pensaríamos dos veces antes de hacerlo.

Recientes estudios científicos, como los realizados en la Carnegie Wellon University por Rodlescia Sneed y Sheldon Cohen, han demostrado que las discusiones, en efecto, tienen un efecto muy perjudicial para el individuo, tanto en el plano físico como en el psicológico, incluso hasta cuatro años después de producirse, especialmente cuando se trata de adultos mayores de 50 años, siendo las más perjudiciales las relacionadas con las personas afectivamente cercanas a nosotros, como la pareja, los padres, los hijos y los amigos allegados.

Entre los efectos dañinos para el organismo y la psiquis de las personas están el aumento del riesgo de hipertensión arterial, aumento de la adrenalina y las pulsaciones del corazón, (riesgo de infartos), trastornos de ansiedad, depresiones, y adicciones que pueden terminar derivando hacia otras enfermedades mucho más graves.


428791.jpeg
fuente

Por el contrario, una relación armoniosa con nuestro entorno, tiene un valor protector para nuestra salud, por lo que evitar las discusiones y tratar de construir relaciones sólidas y positivas a medida que envejecemos, resultara beneficioso para nuestro cuerpo y nuestra mente.

¿ Resultará tarea fácil?

Tal vez no, pero constituye un ejercicio interesante para cada uno en particular, ensayar diferentes recursos y estrategias para evitar discutir al máximo como sea posible con personas de nuestro entorno.

Buscar ayuda psicológica, de ser necesario, sería una buena opción. Seguramente nos sentiremos física y anímicamente mucho mejor y aumentaremos las probabilidades de vivir muchos años más sanos y felices.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!