Escenarios despues de la implementación del nuevo 'coño' monetario

in spanish •  3 months ago

El día 20 de agosto arranca el nuevo cono monetario denominado Bolívar Soberano, la cual va a consistir en la reducción de 05 ceros a la moneda. Esto es:

    formula.png

      Es decir, si un jabón antibacterial cuesta 4 palos y lo divido entre 100 mil, ya no costaría 4 palos sino 40 soberanos pendejos. Lógico porque uno se siente millonario hasta que mira que el costo de la vida también está a precio millonario.
        La novedad que va a haber es que el nuevo coño monetario va a estar 'anclado' al precio de una criptomoneda; que en este caso es el negreado Petro. Criptomoneda que ha sido vetada en USA por el clava-papo de Donald Trump y del cual ha habido un sinfín de fallas como la vulnerabilidad del sistema de proceso de verificación y el uso de blockchain la cual en un principio iba a ser soportada en la tecnología Ethereum; pero que tuvo que ser cambiada a la blockchain de NEM luego que en Etherscan se registraran más de 10 scamtokens con la denominación Petro; así como un numero no determinado de estafas en Twitter pidiendo dinero en bitcoins hacia varias 'vanity wallets' con el nombre del fallecido presidente Hugo Chávez Frías.
          Por lo general y desde tiempos ancestrales el anclaje o respaldo de un instrumento fiduciario se hacía en referencia a un mineral precioso; como el oro o la plata. En el caso de nuestra moneda; desde la década de 1950, el respaldo se hacía en base al precio del dólar gringo. Lo cual explica que muchos de nosotros prefiramos los 'verdes' por encima de cualquier cosa al momento de poner en venta un bien preciado; como un carro o una casa.
            Hubo un caso entonces en el que el bolívar venezolano superó al dólar estadounidense ubicándose en 0.75 céntimos de bolivar por dólar. Ese caso fue en 1956 -corríjanme si me equivoco en datos-, en plena dictadura del General Marcos Pérez Jimenez. Después de derrocado el dictador en 1958, la moneda ha sufrido una leve devaluación hasta febrero de 1983, cuando ocurre el viernes negro, y más adelante todo se fue a la mierda...
              Esta es la segunda vez en la historia que se hace una reconversión monetaria, siempre denominándose Bolívar; ya que la constitución de 1999, como en las anteriores legislaciones magnas, así lo establece.
                Para el día desúés del 20 de agosto, me tocó que plantear 3 de los tantos escenarios posibles que pasará luego de se inicie la reconversión monetaria. Hablamos de que todos los días, el Banco Central de Venezuela sacará un indicador mostrando los precios del Petro respecto al bolívar venezolano, así como el precio del barril de crudo venezolano en yuanes y rublos. La novedad, de la cual no se ha estado del todo claro, es que el Petro trabajará en paridad con el bolivar soberano a razón 1:1, es decir, un Petro valdría igual al barril de crudo venezolano en un principio -cerca de 70 dólares- lo cual querría decir que ese precio en hipótesis sería igual al fijado del precio del bolívar soberano.¡Un dólar valdría entonces apenas dos céntimos de bolívar soberano!¡Una locura en toda regla!

                PRIMER ESCENARIO:


                El primer escenario que se maneja para días posteriores a la incursión del bolívar soberano -que no sería tan pendejo en este caso- es que la economía sufriría un crecimiento colosal por el orden de los tres dígitos. Tanto así que habría una deflación en ese mismo nivel. Veríamos entonces locales comerciales con falsas promociones de ofertas que irían desde un 50 % hasta un 95 %. Las importaciones volverían a alcanzar niveles bestiales, habrían corporaciones de reconocimiento interesados en hacer negocios en Venezuela a pesar del factor 'Maduro en el poder' El PIB crecería -ya lo dije- producto de la recomposición del aparato productivo nacional.
                  Todo podría sonar descabellado y hasta utópico -o como sacado de Narnia- considerando que la economía actualmente no está ni cerca de ver luz. Pero si hablamos de que el bolívar soberano superaría todas las monedas fiduciarias a nivel internacional si se coloca a la par del Petro cuyo precio equivaldría al del barril de crudo venezolano. Muchos países, a excepción de Estados Unidos; quien impuso una sanción prohibitiva al respecto, estarían obligados a tomar medidas similares. El colapso del orden económico mundial como se conoce sería tal que muchos gobiernos de países ricos no lo pensarían para crear criptomonedas y anclar sus monedas en dichos instrumentos o incluso, en el Bitcoin.

                  SEGUNDO ESCENARIO


                  Debemos recordar que el éxito de todo instrumento fiduciario o criptomoneda está basado en cuanta confianza deposite las personas tenedoras de ese instrumento en él -algo así como el valor humano-. Ahora bien, como había dicho antes, el Petro al principio tuvo sus fallas técnicas. Incluso, en algunos sitios referentes a inversiones en ICO fue calificado como una estafa. Esa misma confianza o bajo valor humano haría que el precio del Petro bajara hasta por el orden de un dígito.
                    No obstante, nada afectaría excepto que la economía venezolana no experimentaría un resultado exorbitante como en el primer escenario. Aunque muchas trabas habrían para que los resultados fuesen positivos: Mas sanciones, mas fallas en la infraestructura tecnológica, mas facilidad para cometerse estafas entre otras cosas

                    TERCER ESCENARIO


                    El tercer escenario mas crudo consistiría en el hecho de que Estados Unidos impondría un bloqueo económico en conjunto con los países del llamado Grupo de Lima, la Mancomunidad Británica de Naciones y la Unión Europea. El Fondo Monetario Internacional prohibiría a los países realizar transacciones con la criptomoneda Petro debido a que perjudicaría la economía mundial -según ellos, claro-. Lo siguiente sería una intervención militar con la justificación escueta de que liberarían a Venezuela de 'una tiranía'. Puesto que Venezuela, al igual que intentaron hacer Libia e Irak ha logrado sacar una moneda anclada a un activo diferente al dólar; el Petro, que a su vez está anclado a una porción de las reservas de petróleo ubicadas en la denominada Faja Petrolífera del Río Orinoco.
                      Imagínate entonces que el clava-papo de la Casa Blanca desde hace rato largo tenía pautado poner de rodillas a la OPEP, y hasta hace poco ha cuestionado los precios actuales del barril de petróleo, considerándolos irreales -tal como un idiota que no supiera de oferta y demanda- pues deberían costar menos de 10 dólares. Ya se sabe que la gasolina en los países consumidores de petróleo cuesta un ojo de la cara. Movería un super-lobby para lograr colapsar la economía de los países OPEP hasta el punto de rendición y someterse a las decisiones tomadas por un grupo de países consumidores de petroleo. Una OCEP -o una anti-OPEP- que daría jaque a cualquier decisión que hicieran los países productores de crudo; incluyendo los países Árabes cuyas economías se levantaron gracias al petróleo liviano.
                        En cuanto a nuestro amigo el Petro, éste no vería luz pues no sería reconocido a nivel internacional. Ni siquiera sus aliados lo tomarían en cuenta como pago pues no valdría nada. Allí entra también el factor valor humano; puesto que la confianza sería nula, el gobierno se vería obligado a desanclar el Bolívar soberano del Petro para colocarlo en el Oro.

                        En fin, esperemos a ver qué pasa...
                        Authors get paid when people like you upvote their post.
                        If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!