El enigma de Baphomet (197)

in spanish •  2 months ago

Captura de pantalla 2018-08-21 a las 8.21.18.png

(Tomado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Constanza_de_Portugal_(1290-1313))

—Ella, aunque unos años menor que su marido, era su tía, y tardó el Papa muchos años en bendecir los esponsales y exigió mucho dinero para reconocer el matrimonio. Gracias a esa bula se legitimó el derecho y se reconoció como rey a su hijo Fernando IV. Además, consiguió del Papa, con los mismos procedimientos, que concediera la salvación eterna a quienes murieran en la guerra contra los moros.
—¿Cuánto dinero tuvo que enviar a Avignon para conseguirlo?
—Eso ya no me lo dijo. Insistía una y otra vez como si estuviera obsesionada con su nuera la reina Constanza que no soportaba que, después de haber desaparecido su hijo, que es el mayor tormento al que puede someterse a una madre, un adoptado, por otra parte nieto de un canónigo de Astorga, viniera a suplantarlo para ser Alfonso XI.
—Y no soportaría —concluía yo— que Gelvira, la madre del niño, suplantara a Constanza en la crianza.
—Lo que me decía la Reina Madre, María de Molina, es que no aceptaba la muerte del niño, pero que eso ya era irremediable y lo que había que salvar era la unión de los reinos en uno solo costara las lágrimas que costara.
—¡Menuda tragedia tendría la pobre Constanza!
Rechivaldo se compadecía y la admiraba. Me decía que la reina Constanza era la mujer más bella que había conocido y que en algún momento también se había quedado prendada de su canto antes de reñir a muerte con su suegra. “Pobre Constanza” —repetía constantemente—. Le había oído decir que el sufrimiento de una madre por el secuestro y la desaparición de un hijo era inconmensurable. Me la describía con enamoramiento: sin polvos de arroz en la cara, sin tinte en los labios, sin ajorcas ni prendedores en el cabello negro, con un talle de proporciones perfectas, ni muy ancha ni muy estrecha, y unos andares que invitaban a seguir tras ella. Los ojos negros de mirada intensa conmocionados por el sufrimiento no podían mirar al futuro rey, rubio como el oro, que no era hijo suyo.
Esa era la gran tragedia que se ocultaba en la corte de María de Molina.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Wow, veo que esta novela sigue en marcha, increíble. Me gustaría hablar contigo sobre algo que quizá te interese. La verdad es que hace muchísimo que no hablamos, pero espero que te acuerdes de mí.

¿Tienes discord? si es así búscame allí como trenz y te cuento.

Un saludo y muchos éxitos.