Coranzón de oso (Cuento corto - revisión)

in GEMS2 years ago

Corazón de oso


Hacía mucho tiempo que nadie en la aldea veía un oso azul. De hecho, Yoyo no había visto uno nunca en su vida aunque en verdad aún era joven. Bueno, no lo había visto en persona, en vivo. Sin embargo, hacía ya varias semanas que podía verlo en sueños; un majestuoso oso azul anciano de hocico canoso. El sueño se repetía una y otra vez: Yoyo corriendo por un sendero interminable, muy parecido el entorno a Isla Bayoda, su hogar. Cada vez más veloz, cada vez más impaciente. Y siempre en el mismo punto de la carrera aparecía aquel grandioso oso azul para acompañarlo. Siempre que la sensación de abandono era más intensa, aparecía y corría a su lado.


Imagen capturada con mi smartphone - Grafitero desconocido


- Tu sueño esconde un mensaje joven Yoyo… pero no me corresponde a mí interpretarlo. –fue la respuesta que obtuvo del viejo chamán del poblado, en un intento de comprender el sueño.

Los osos azules fue una especie que antaño pobló aquellas tierras de abundancia. Durante mucho tiempo vivieron en armonía con los antepasados de Yoyo, durante siglos. Aunque, ya nadie en el poblado recordaba bien qué pasó, fueron cada vez más escasos hasta que ya no quedó ninguno.

Su abuela, Nanai la anciana serena, le dijo una vez que los osos azules eran seres majestuosos, dignos de admiración y respeto, fuertes, nobles… que hubo un día en que protegían a su tribu y que tanto su ausencia como un posible regreso no significaba nada bueno. Yoyo no entendía.

«Con caza, salud, recursos… su poblado prosperaba. ¿Cuál sería aquel mal que en apariencia no existía?»

Una noche Yoyo despertó sobresaltado. Podía oír un gruñido lejano, era un gruñido de dolor. Una necesidad extraña e imperiosa le hizo saltar del lecho y correr en busca de ese sonido. Y Yoyo se vio, como en su sueño, corriendo por los senderos de la isla, pero esta vez estaba bien despierto. Con la diferencia de que el gruñido lastimoso y cada vez más presente era lo que le daba impulso, en lugar de la presencia de aquel oso anciano que le acompañaba en su onirismo.

Corrió y corrió, cada vez más veloz, hasta que por fin alcanzó el extremo opuesto de la isla: un impetuoso peñasco que desembocaba en el alto acantilado rocoso al que le gustaba acudir en soledad, desde muy pequeño, cuando quería echar a volar sus pensamientos sobre lo desconocido. Y allí los encontró, estaban esperándole o esa fue la sensación de Yoyo. Dos oseznos azules que miraban al horizonte y ya no gruñían.

El joven llegó hasta ellos, que actuaban como si lo conocieran de siempre. Acompañó la mirada de los osos y entonces lo vio. Alumbrado por el todavía tímido clarear del alba y en la extensa lejanía del mar estaba una estructura extraña. Muy rara, muy grande e impulsada por el viento a través de gigantescas pieles que se curvaban en su propio avance.

Yoyo volvió al poblado, ya de día. Los dos osos azules le acompañaban. Lo que algunos tomaron como un regalo del cielo no estaba más lejos de las predicciones de su abuela, la anciana Nanai. Los osos vinieron como guardianes renovados para avisar a Yoyo y custodiar a su tribu.

Rebautizaron al chico como Yoyo “Corazón de oso” y se dirigieron todos a ver aquella extraña máquina que flotaba sobre el agua. La prudencia se fue induciendo en el grupo. Se acercaba algo desconocido y la inesperada aparición de los osos azules no invitó al optimismo. Lo peor estaba por venir.


Fuente

Este es un microrrelato que escribí y compartí hace ya unos dos años en Steemit; encuentra aquí la publicación original. He pensado que voy a revisar y ordenar mis textos, mis relatos y mis poemas; corrigiendo aquí y allá, tratando de mejorarlos. Además, un poco de organización no vendrá mal a la hora de tratar de darles uso. Así que los que vaya teniendo listos y/o me gusten, los traeré de nuevo por aquí para conocer sus opiniones.

¡Saludos y gracias por pasar a leer!


Si quieres, puedes apoyar mi trabajo también en Hive

Sort:  

El oso es uno de los mamíferos depredadores más grandes en la actualidad, de un tamaño y fuerza descomunal así como su espíritu... buena historia amigo @salvao, que tengas un buen día.

Coin Marketplace

STEEM 0.67
TRX 0.10
JST 0.075
BTC 57561.05
ETH 4663.25
BNB 623.35
SBD 7.28