Viajando por la Patagonia (VI)

in entropia •  19 days ago

El último día de excursión completa había llegado, nos levantamos muy temprano porque el viaje hasta el lago Pulmarí era bastante largo y prácticamente todo el camino de ripio. Luego de un desayuno bastante frugal y rápido partimos para disfrutar de una jornada completa de excelente clima y vistas hermosas, como por suerte habíamos tenido en toda la semana.

El itinerario realizado puede observarse en el siguiente mapa:



Excursión al lago Pulmarí y río de igual nombre (click sobre la imagen para agrandar el mapa)

Viajando hacia el lago pasamos por un punto de interés turístico donde se encuentra una hostería de renombre por su alto nivel de servicios, me refiero a Piedra Pintada, se encuentra al borde mismo del lago y tiene gran demanda de pasajeros.

Pero antes de llegar al lago se realiza un trayecto de aproximadamente 30 km. siempre con el río Pulmarí a nuestra derecha y se pasa por una reserva mapuche así como por un gran campamento de vialidad nacional encargado del mantenimiento de caminos y rutas.

Fuimos con los dos vehículos ya que en la camioneta de mi amigo llevamos el bote inflable y el motor por si teníamos la oportunidad de pescar en el lago. Mi amigo iba adelante y mi sorpresa fue grande cuando se pasó del lago, yo que iba unos 100 metros atrás para evitar la polvareda que su vehículo generaba traté de avisarle con las luces pero no me veía así que tuve que acelerar mi velocidad para alcanzarlo porque seguía sin darse cuenta que continuábamos por el camino y de seguir así llegaríamos al lago Moquehue ya que esta excursión estaba dentro del conocido circuito Pehuenia que nos permitiría llegar hasta la Villa pero todo por camino de tierra y no como habíamos hecho el primer día por asfalto. Es una especie de camino circular que pasa por el lago Aluminé, el Moquehue y el Pulmarí.

Finalmente lo pude alcanzar y con la bocina de mi automóvil alertarlo para que parara, cuando lo hizo y le advertí del error no lo podía creer, su GPS parece que no funcionaba correctamente.

Volvimos hacia el lago y grande fue nuestra desilusión cuando no encontramos ningún lugar para acceder al mismo, si bien hay algunos accesos, los mismos no permitían el paso de vehículos había que pasar primero por el río y vadearlo para llegar al lago y eso hacía imposible nuestro acceso con las mujeres y el bote.
Nos volvimos unos kilómetros hasta un camping que vimos y que tenía acceso al río, bastante cerca del lago, el plan era armar el bote y con el motor remontar el río hasta llegar al lago, si no se podía por tierra, buena era el agua.
El camping fue una grata sorpresa, además de la buena atención el precio de la entrada y uso de las instalaciones era bastante económico y tenía baños y lugares con sombra, mesas y asientos como para pasar muy cómodamente la jornada, hasta una buena bajada para lanchas encontramos. La encargada del lugar tenía también una bastante bien provista despensa y allí pudimos comprar un sobre de mayonesa que habíamos olvidado traer para ponerle a nuestros sándwiches.




Con el bote ya inflado con el fondo del río Pulmarí y a punto de comenzar a flotarlo

Otra pequeña decepción tuvimos al enterarnos que en el río estaba prohibido el uso de motores de explosión así que nuestro plan de remontar el río y pescar el lago quedó trunco, era imposible remar ese trayecto contra la corriente, así que decidimos flotar el río hasta una laguna cercana llamada “De los Giles”, ya que no podíamos utilizar nuestro motor nos dejaríamos impulsar por la corriente y pescar todo el tramo de unos 2 kilómetros, nuestro único problema era que había un viento importante que dificultaba guiar el bote y que se puso difícil luego en la laguna para cruzarla hasta el punto donde habíamos quedado con nuestras esposas para que nos buscaran.




Flotando el río Pulmarí

No pescamos nada aunque vimos varias truchas muy grandes, sin embargo nos divertimos y paseamos por un lugar desconocido, creemos que en otras circunstancias, con menos viento y ahora sí conociendo más el recorrido y la posición de los peces tendremos mejores resultados. Como otras cosas quedaron para una próxima visita.




Laguna de los Giles - gansos nadando en grupo

Las chicas llegaron a la hora señalada, desarmamos el bote y volvimos al camping para recogen todas las cosas, volvimos al pueblo y luego de bañarnos y cambiarnos llevamos a nuestras esposas a cenar a un restaurante a modo de despedida, al día siguiente regresaríamos.

Fueron unas vacaciones cortas pero intensas, todos los días tuvimos excelente clima y conocimos lugares fantásticos. Tenemos que volver.

La vuelta fue cansadora y un tanto tediosa, la excepción fueron los primeros 120 kilómetros, observamos el bello paisaje pleno de Pehuenes de la cuesta del Rahué y luego el parque nacional Laguna Blanca.



Pehuenes de la cuesta del Rahué



Parque Nacional Laguna Blanca

Salimos de Aluminé el sábado a las 8:00 y llegamos a casa sin mayores inconvenientes el domingo a las 14:00 previa escala para dormir en el pueblo rural de Macachín en la provincia de La Pampa, un simpático pueblo y un lindo hotel como frutilla del postre de unas estupendas vacaciones.



Nosotros frente al hotel de Macachín en La Pampa

Ahora tendremos que esperar un tiempo y ver que nuevas aventuras disfrutaremos en la próxima oportunidad.



Todas las fotografías son de mi propiedad y los mapas extraídos de mis itinerarios de Google Maps.

Héctor Gugliermo

@hosgug

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!