El Potro

in entropia •  last month

Ese fue su apodo desde joven, cuando jugaba al rugby.

A José Luis como a varios otros lo conocí a través de una lista de correos de mosqueros (por esa época aun no existían las redes sociales) más o menos al mismo tiempo que a Flyheart, otro gran amigo patagónico, de esto hace ya más de 20 años.

Su espíritu indomable que le valió tan significativo apodo seguramente le trajo más de un dolor de cabeza. Cordobés de nacimiento, nunca me quedó claro que lo llevó a radicarse en la Patagonia muchos años antes de que yo lo conociera; desde allí construyó su imperio de conocimientos y amistades, su familia, y más tarde junto a otros, el proyecto y fundación de la Asociación Neuquina de Pesca con Mosca de la que fue su primer presidente; como si esto fuera poco colaboró en la redacción de los estatutos de varias otras asociaciones que por esos años fueron surgiendo como hongos en todo el país.

Recuerdo con gran cariño uno de mis primeros contactos a través de la lista, fue para pedirle indicaciones sobre la zona del Lago Traful ya que era mi intención veranear en la villa que se encuentra sobre sus costas, eso fue por el año 1999 si mal no recuerdo. Redactó varias carillas con la descripción de cada paraje, playa, roca, camino, restaurante, fábrica de dulces y alfajores, todo lo que se le ocurrió que yo o mi familia podríamos necesitar. Mi asombro fue mayúsculo. Cuanto conocimiento, cuanta amistad, cuanta generosidad de su parte.

Un par de años más tarde en una de las tantas salidas de pesca que compartimos tuve la desgracia de sufrir el robo de todos mis equipos de pesca, por supuesto que mi estado de ánimo no era el mejor y quería volverme a Buenos Aires, el me llevó en su auto desde San Martín de los Andes hasta Piedra del Águila y hablando sin parar durante todo el trayecto me nombró los dueños y las historias de todas las estancias por las que pasamos, me describió la pesca de cada río que cruzamos, señaló y nombró todos los animales que vimos en la estepa y me convenció de seguir pescando el resto de los días tal como estaba planeado, hasta me prestó todo un equipo completo. Un fenómeno con todas las letras.

Un tiempo después pude devolverle parte de los grandes favores que me había hecho, el día del robo y algunos otros: lo acompañé en búsqueda de dos cañas que había dejado olvidadas a orillas del río Correntoso, su espíritu amigable le jugó una mala pasada, por conversar con gente conocida y distraerse las dejó al costado de un gran árbol. Nunca las encontramos a pesar de seguir la pista por toda Villa la Angostura y Bariloche.

No puedo dejar de recordar sus guisos, esos con que agasajaba a todos los mosqueros que nos juntábamos en Villa la Angostura para hacer el inicio de temporada en el Río Correntoso. Tampoco me olvidaré jamás de las charlas de sobremesa, donde toda la atención se centraba en el Potro y sus cuentos y anécdotas que duraban hasta la madrugada, cuando a duras penas dejábamos de hablar par ir a descansar un par de horas ya que a la madrugada había que levantarse para ir a pescar.

Por cuestiones de trabajo viajaba cada tanto a Buenos Aires y entonces yo trataba de devolverle algo de toda la hospitalidad que me prodigaba en cada visita mía a “su” Patagonia. Por supuesto que era una pelea perdida antes de comenzar, contra el no se podía competir en esos asuntos.

Un correo electrónico pidiendo que rezara por El ya que se le había detectado una terrible enfermedad me golpeó duramente. No podía ni quería creer como una persona tan fuerte, física y espiritualmente estuviera pasando por ese trance. Mucho menos entendí cuando algunos días después llegó la terrible noticia de su fallecimiento.

Todavía espero encontrarlo en el Correntoso y en Limay Medio, quizás si paso por su casa de Cipolletti lo vea conversando con algún vecino o si entro nuevamente al Fogón Mosquero lea alguno de sus sabrosos comentarios sobre algún lugar de pesca o turismo en la Patagonia. Creo que jamás me acostumbraré a su pérdida.

Pensé mucho si publicar esto o no, en realidad es un recuerdo íntimo de una gran persona y excelente amigo, pero luego pensé que a todos nos reconforta saber que existen personas con esa bondad y esa predisposición a ayudar y a hacer de la amistad un culto.


separador6.png

Héctor Gugliermo

@hosgug

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Siempre es lamentable la partida de un amigo, sobre todo cuando es repentina. Quedan las anecdotas que por tus líneas no dudo que sean unas cuantas y buenas. Mis saludos y respetos @hosgug

·

Muchas gracias @emiliomoron. Mis saludos para ti también.

Una lamentable pérdida sin lugar a dudas, pero amigos como él, pocos en la vida, afortunado eres de haber compartido su amistad. Saludos

·

Muchas gracias amigo @manuelgil64. Mis saludos para ti también.


Repollo es un proyecto que tiene como misión entregar recompensas a todos los creadores de contenido. Tú puedes recibir un voto de Repollo siempre si decides adquirir una membresía delegando desde 50 SP. @cervantes apoya a Repollo, Puedes votar por ellos como Witness aquí. No te olvides de seguir promocionando tus publicaciones en nuestro Discord.