*El amargo sabor de la traición : Capítulo IX de la novela “UN estuche nuevo para el amor”.*

in #cervantes3 years ago

217086488b60b56abe85824b989356fd_534x326.jpg
fuente

Saludos fraternos querido público lector, aquí me tienen de nuevo con ustedes, para entregarles un capítulo más de ésta, mi última creación literaria. Disfruten la lectura amigos.

Capítulo IX : El amargo sabor de la traición.

MI SEPARADOR.png
Marlon espera ansioso a Carola que regrese a casa, en su subconsciente intuye que pasa algo. Ya perdió la cuenta de los cigarrillos que se ha fumado, y de las veces que le ha marcado a su móvil sin obtener retorno de su llamado. Los niños no se dan cuenta del estrés que invade a su padre, o al menos se hacen de la vista gorda y se ensimisman en sus habituales juegos electrónicos.
Marlon habla para sí mismo con una voz espectral:
_ ¿Dónde estás mujer?, ¡dónde demonios andas y haciendo qué!
Nunca se había sentido tan inseguro en sus más de catorce años que lleva junto a su chica, quien siempre estuvo para él, y ahora le resulta tan distante y efímera. No aguanta más y sale a buscarla. Le hace un llamado a su suegra, la abuela Mónica, para que venga a hacerles compañía a los muchachos mientras él se ausenta.
_ Hola hijo está bien, salgo para allá, que extraño que no sepas de Carola, ha de estar haciendo algunas compras.
_ Eso espero abuela, voy saliendo de la casa, por favor cuida a los chicos.
_ Vale hijo, pierde cuidado.
Marlon sale a la calle en una búsqueda, a ciegas, sin saber a dónde ir, él no conoce las amigas de su mujer, si es que las tiene, no tiene idea si tiene algún lugar al que suele frecuentar. Marlon es el tipo de hombre centrado, predecible en sus acciones y pensamientos, por lo que no es bueno para las improvisaciones y no tiene destreza de cómo emprender la búsqueda de su mujer.
Larry y Carola preparan su regreso, en el que cada uno acude a su zona de confort, no sin antes dedicarse un hasta pronto y “un creo que te amo”, se sienten invencibles, más unidos que nunca.
En ese ínterin, Marlon recorre las principales avenidas de Santiago lentamente en su automóvil, cuando de pronto divisa a una pareja en un intercambio de besos y abrazos juntando sus cabezas en una actitud de amorosa complicidad. Marlon agudiza el sentido de la visión y no puede dar crédito a lo que ven sus ojos cuando pasa muy cerca de la romántica pareja para descubrir que es Carola y su amigo Larry.
_ ¿Qué mierda es esta? ¿Qué estoy mirando? ¡Larry y Carola!, pero ¿cómo, cuándo, cómo pudo pasar esto? ¡Esos malditos!, ¡esa perra! Exclama Marlon con lágrimas de coraje e impotencia que le queman la garganta.
La desagradable sorpresa que se lleva Marlon con lo que se acaba de encontrar, lo convierte en un campo minado, siente como la sangre le recorre el cuerpo como un indomable torrente, que cabalga velozmente por sus venas.
Siente, que su corazón se acelera profusamente, generando en el atormentado hombre, un estado de confusión y descontrol, que lo impulsa a abalanzarse contra ellos y destrozarles toda su humanidad.
Pero se contiene, respira profundo y piensa con la cabeza fría aconsejándose a sí mismo.
_ Contrólate hombre, no caigas en sus bajezas, pero ¡qué! ¡Mierda es esta! Empuña sus manos rabiosamente, se decide y se les acerca contundentemente, se baja del carro y los confronta.
_ Vaya, vaya, vaya, pero mira a quienes tenemos aquí, que pareja tan romántica, ¡qué envidia me dan! Mi mujer y mi compañero de trabajo, engañándome con esta vil traición.- remata Marlon, amarga y doblemente decepcionado.
La sorprendida pareja se siente como un cervatillo atrapado, en medio de una espinosa red. Sobre todo Larry a quien se le ha caído la máscara de la mentira y la traición, tiene ahora que dar doble explicación tanto a Carola, como a su amigo.
A Propósito de Carola, la chica se vuelve un manojo de nervios intentando darle explicaciones a Marlon y teniendo un repertorio de preguntas que hacerle a Larry.
_ Marlon mi amor no es lo que crees, él es un amigo nada más, salimos sólo a dar un par de vueltas, pero ¿cómo es que lo conoces a él?, ¿por qué dices que es tu amigo? Y, ¿tu compañero de trabajo?, ¿qué está pasando Larry?, ¡dios mío no entiendo nada!
_ Marlon amigo, no es lo que tú crees, tu mujer y yo, somos amigos, es verdad lo que ella te dice, no pienses mal, nos conocimos por casualidad.
_ Descarado, maldito infeliz, los vi besándose, lo hiciste a propósito, todo se trató de un plan orquestado por tu maquiavélica mente, para que te enteres Carola, ¿sabías?- Dice Marlon dirigiéndose a Carola. _ este tipo trabaja conmigo en la misma empresa donde yo lo hago, y me tiene odio y envidia, es un fracasado, un incompetente que sólo envidia el éxito de los demás, porque es incapaz de crear el suyo propio.
_ ¿Queeee?, pe, pe, pero ¡no lo puedo creer! ¿Ustedes se conocen? Larry ¡explícame!, ¿es cierto lo que dice Marlon? - Exige Carola en medio de un llanto histérico, con un persistente temblor que se apodera de todo su cuerpo.
_ ¡Qué te ocurre amigo!, ¿de qué plan me hablas?, yo, yo, ¡no he hecho nada!- Larry se desvanece en un manojo de nervios, aunque intenta hacerles parecer a los esposos afectados por su trampa, que mantiene su centro y que no es responsable de todo lo que Marlon pretende acusarle.
_ Ya basta de disimular, siempre me has tenido envidia, te antojas de todo lo que tengo, en la empresa donde ¡trabajamos juntos! -Lo dice con marcado énfasis agrandando los ojos, a fin de que Carola lo escuche. El éxito que he logrado en la empresa siempre fue para ti una piedra de tranca, haciéndote sentir inferior a mí y ahora te antojas de mi mujer, solo para exteriorizar tus frustraciones y pretender ganarme en “algo”. Señala Marlon visiblemente encolerizado.
_ ¡Basta amigo!
_ ¡No, me llames amigo!_ Le increpa Marlon a Larry con marcada furia y enojo.
_ ¡no! ¡Te permito que me juzgues! ¿Qué sabes tú de mí?, Eh, ¡yo no soy ningún frustrado!- Replica Larry exaltado y elevando el tono de voz casi a gritos.
_ ¿Esos es verdad Larry?, ¿me utilizaste para cumplir una venganza?- Lo confronta Carola mientras lo coge por la solapa de la camisa y lo sacude.- histéricamente, Larry se muestra evasivo e irresponsable agachando la cabeza, confirmando todos los argumentos que le acredita Marlon.
_ ¡Dios! No puede ser.- Exclama Carola rompiendo a llorar.
_ ¡Deja que te explique!, ¡las cosas no son así ¡.- Replica Larry atrapa por las muñecas a Carola, en un intento por controlarla y evitar que le rompa la camisa.
_ ¡Basta mujer!, hasta aquí nos trajo el juego, no eres quien para exigirme explicaciones y yo no tengo por qué dártelas.- El joven amante se desprende del antifaz revelando sus verdaderas intenciones, dándose a conocer tal cual es.
El idiota de tu marido tiene razón, planeé todo. Ese día en la disco cuando te abordé, sabía muy bien que eras la mujer de este bastardo.- Mientras señala con un gesto de la cara que apunta directo a Marlon._ Y te conduje hasta hacerte llegar hasta donde exactamente quise, y aproveché disfrutarte, porque no estás nada mal y me gustas, me gustas mucho, pero no soy hombre de compromisos, jamás me iba a enseriar contigo.- Dijo el resentido hombre mirando a la chica de arriba abajo.
_ ¡Vaya pero que escena tan conyugal! La primera pelea de la feliz pareja, ¿No? ¡Me imagino!, par de ilusos imbéciles, los conozco muy bien a los dos, que fácil fue descubrirlos. Les dice Marlon en tono de burla e ironía, cegado por el coraje.
_ Carola se siente enormemente avergonzada y burlada a la vez, Primero, al ser descubierta por su marido y después, por la bochornosa trampa en la que cayó con Larry, quien hasta hace unos minutos era el hombre perfecto, y que ahora, es un desconocido que se ha transfigurado en su calculador victimario. Se recompone un poco, en vano limpia sus lágrimas, pero tan pronto lo hace, se desbordan de sus ojos, inundando profusamente su rostro, semejante a una violenta cascada de confusas emociones.
Aborda de inmediato su automóvil y parte velozmente por una de las avenidas de la ciudad, huyendo de la situación, aturdida, confundida, con un montón de preguntas, avergonzada; se desplaza sin rumbo por una de las principales arterias viales de Santiago, del distribuidor Teniente Luis Cruz Martínez, una de las arterias que va hacia el lado poniente de la metrópolis chilena.

Continuará...

Gracias Fraternas amigos, hasta el próximo capítulo.

FIRMA SINCRONIA DIVINA.png

Sort:  

Agradecida infinitamente, les mando un millar de abrazos para ustedes grandioso equipo cervantil. Os quiero.

Coin Marketplace

STEEM 0.28
TRX 0.07
JST 0.040
BTC 30165.98
ETH 2020.98
USDT 1.00
SBD 2.39