El ser que escucha

in cervantes •  6 months ago 

Erguida, sobre una barca que boga, una figura enjuta sostiene el silencio. En el lago oscuro y abismal en que se mueve, es un hito minúsculo. La orilla aún no se percibe. ¿Qué voluntad azarosa impulsa la nave que hiere este espejo negro, investido imperturbable por la inercia? Hacia la proa se siente una voz lejana. El aire denso es frío y húmedo. La noche, un manto sobre los sentidos. La mano se aferra al cayado. Y el silencio, el silencio, sigue siendo la única afirmación posible.

Fuente

Pero bogar no es el ulular eterno del viento. No es el vicio de la deriva sin mesura. No es la trampa directa de la costa austera, empinada en arrecifes insondables. La barca encalla y la orilla es suelo manso, madeja de pasto y fango. La voz, todavía tenue, se hace notar. El ser que escucha abandona la nave. El camino empantanado que le espera hasta la tierra firme tiene incertidumbres, franqueos y cavidades.

Fuente

Y cuando los pies pisan tierra firme, una mirada abarca el entorno. Más adelante, el llano se va empinando, hasta terminar en una cumbre. Siguen los pies el camino de la voz de terciopelo, sobre el césped silvestre. Siguen el canto calmado que viene de la montaña. Ya un misterio de sus matices hechiza a quien la escucha. Es indicio de certeza sobre el campo dormido en madrugada. El andar es calmado, y poco a poco se deja ver el comienzo de la escalada. Se ve empinada y difícil la montaña. Mas esto no amedrenta al espíritu. Aunque se aprieten las ensías, aunque la mano se reafirme en el cayado, aunque haya una pausa y un respiro. Toda montaña desconocida comienza con un trauma.

La travesía posee sus secretos. Duele y agita, a la vez que encanta. ¿Quién no daría la fuerza por alzar el espíritu hacia esa voz que se esconde en las alturas? ¿Qué misterio, seductor e insondable desde aquí, canta sostenidamente, en la vigilia y en el sueño? La noche va clareando y el camino se tiñe de azul oscuro. Ya se puede ver el trillo que va quedando, los azares y riesgos cubiertos. El ser que escucha ya se ha enfrentado al dolor, al tedio, a la angustia. Ya le ha acudido el desespero. Y todo lo sobrepasa por el placer de sentir la voz más nítida.

Y cuando la cima está cerca, cunde la emoción. Ya ha llegado el día, y se puede ver el verde por todas partes. En cada actitud, en cada circunstancia sucedida hay un llamado, y se acude a él con presteza y agotamiento.

Fuente

Ya en la cumbre, el Sol está en su cenit. El panorama es el de un rellano estrecho, donde los sonidos van y vienen. Y el ser que escucha siente la plenitud de un ente lleno. Ahora solo respira, y contempla. Sus deseos se han vuelto nada. Ha vuelto a ser niño. Es parte de un río mayor, un río inentendible.

Mientras tanto, abajo, en el lago que ha dejado atrás, se gesta una tormenta.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

6VvuHGsoU2QBt9MXeXNdDuyd4Bmd63j7zJymDTWgdcJjnzadHMR35jupSLKfsxWsDpv7tyKd4sRJpNAJLQKYfDE48odTPmu227aT6PpKVy9HCmTh8gH8CV2MRvxAtm.gif