¿Que sucedia en 2007? El último Clásico sin Messi y Cristiano Ronaldo

in #castellanolast year


Fuente

Este fin de semana se escribirá un capítulo más en la historia de “El Clásico”. Una vez más el mundo entero se detendrá por 90 minutos para ver al Barcelona y al Real Madrid jugarse la gloria en el Camp Nou. Sin embargo, este partido llega en medio de una situación que no estamos acostumbrados a ver. Por primera vez en los últimos 11 años, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo (uno por lesión y el otro porque ya no juega en el Real Madrid) no estarán presentes en el partido que reúne a los mejores jugadores del planeta.

Este es un escenario completamente atípico para muchos fanáticos del fútbol. Sobre todo los más jóvenes e probable que jamás hayan visto un Clásico en el cual los dos mejores jugadores de la era moderna no hayan estado. La realidad es que Cristiano Ronaldo y Messi marcaron una época en este deporte y llevaron a este Clásico a puntos niveles nunca antes visto, a tal punto que ya resulta extraño no verlos enfrentarse dos veces al año, uno con la camiseta blaugrana y el otro con la merengue.


Fuente

Debemos remontarnos al 23 de diciembre de 2007 para encontrarnos con el último Clásico en el cual no jugaron Lionel Messi ni Cristiano Ronaldo. En aquel entonces el astro argentino se perdió el encuentro por una de sus continuas lesiones musculares, mientras que el portugués aún era jugador del Manchester United. Aquel partido se decidió con un solitario gol de Julio Baptista y desde entonces los dos mejores jugadores del mundo siempre fueron rivales en este partido, hasta ahora.

Muchas cosas han sucedido desde aquel entonces, 11 años pueden resultar ser una eternidad. Muchos dicen que este domingo viviremos el pero Clásico en años y, aunque no opino lo mismo, hoy no hablaremos sobre eso. Hoy nos concentraremos en que pasaba en el mundo en ese año 2007 y cuanto hemos cambiado hasta ahora, para poder entender la dimensión de la rivalidad Messi – Cristiano y cómo cambió la manera de ver el futbol para siempre.

Por ejemplo, en aquel lejano 2007 la Juventus regresaba a la Serie A, luego del famoso escándalo del Calciopoli que los relegó a la Serie B de Italia por una temporada luego de haber arreglado varios partidos en las temporadas 2004-2005 y 2005-2006. Ese año 2007 también fue particular para Jose Mourinho, ya que en ese entonces fue destituido por primera vez del Chelsea, tras haber ganado dos Premier League

Además, ese año el fútbol español aún se recuperaba de la conmoción que supuso la trágica muerte del jugador del Sevilla, Antonio Puerta.


Antonio Puerta

Aún tengo en la memoria las imágenes del defensa sufriendo un ataque cardiaco en pleno partido ante el Getafe. Mientras Julio Baptista marcaba en Camp Nou, el fútbol aún no se acostumbraba a una vida sin Puerta.

Pero no todo fue malo en ese año 2007, también sucedieron cosas buenas y muy curiosas. Por ejemplo, en aquel entonces Robinho aún era bueno, tanto así que fue nombrado como mejor jugador de la Copa América. Además, ese año Roy Makaay le marcaba al Real Madrid el gol más rápido de la historia de la UEFA Champions, con ese tanto a los 10 segundos. Por su parte, David Beckham reinventaba el fútbol al jugar sus primeros partidos con el LA Galaxy de la MLS.


Fuente

Una de las cosas que más me llaman la atención sobre ese año 2007 fue el ganador de la Bota de Oro. Franccesco Totti se hizo acreedor de tal distinción al marcar 26 goles en esa temporada. Esto me parece algo totalmente gracioso y tan raro en retrospectiva. A veces se me olvida que antes de la llegada de Messi y Cristiano Ronaldo, marcar 26 goles en una liga era un logro sin precedentes. La Bota de Oro ganada por Totti ese año tiene la particularidad que fue la última que un jugador ganó marcando menos de 30 goles. Después de ese año Messi, Cristiano Ronaldo y, más recientemente Luis Suárez, nos mal acostumbraron a que si querías ganar esta distinción tenías que marcar mínimo más de 40 goles. Hicieron no extraordinario algo normal.


Fuente

Cómo ha cambiado el fútbol este último tiempo: en 2007 los mayores logros del PSG y del Manchester City eran no descender de categoría, aún faltaba para la llegada de los petrodólares de los jeques al fútbol. Además, en 2007 el traspaso de Zidane al Real Madrid por 75 milloness de euros seguía siendo con diferencia el fichaje más caro de la historia. El fútbol ha cambiado tanto en tan poco tiempo que en ese entonces todos se escandalizaron porque el Real Madrid pagó 30 millones de euros por Pepe, convirtiéndolo en el defensa más caro de la historia; mientras que hoy se pagan más de 100 millones de euros por cualquier jugador que haya tenido una temporada buena. Como hemos cambiado.


Fuente

Pero no sólo el futbol es diferente, el mundo general ha cambiado a pasos agigantados. Por ejemplo, 2007 era el año en el que los Smartphones llegaban a nuestra vida para cambiarla para siempre. Parece lejano el momento en que Steve Jobs presentaba al mundo el primer Iphone, la idea más revolucionaria y el invento más importante en la historia de la humanidad. Hoy miramos hacia atrás y nos preguntamos cómo sobrevivió la humanidad tantos siglos sin smartphones.

Es curioso retroceder y ver qué cosas eran tendencia en 2007. Aún no había llegado a nosotros el boom de las redes sociales. No existía Twitter ni mucho menos Instagram, así que no podíamos saber que hacían nuestros ídolos a toda hora. Y Facebook en ese entonces no era tan popular como llegó a ser. En ese entonces lo más popular era el Windows Live Messenger, lo último en comunicación.


Fuente

y mientras que esperábamos con ansias el característico sonido de un nuevo mensaje en Messenger, nos movíamos al ritmo de Rihanna y su “Umbrella”.

En 2007 países como Kosovo y Sudán del Sur eran sólo una idea; regímenes como los de Libia, Egipto o Cuba parecían ser interminables.

7.jpg
Fuente

Donald Trump era sólo un magnate de las bienes raíces. Como hemos podido ver el mundo ha cambiado mucho en el transcurso de estos últimos 11 años, desde la última vez que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo no jugaron un “Clásico”. Esto debe hacernos entender la magnitud de la rivalidad y hermosa dictadura futbolística a la que estos dos cracks nos sometieron la última década y que ha trascendido el tiempo para transformar a esta en la época más hermosa de la historia del fútbol. El ver a dos de los jugadores más grandes de la historia enfrentarse dos veces al año en el juego más importante a nivel mundial era un evento simplemente apoteósico. Sí, era. Compadezco a quienes no disfrutaron a pleno esta rivalidad deportiva, porque jamás en la historia se verá de nuevo cosa semejante a esta. Ahora sólo nos queda esperar con tristeza el día en que ninguno de los dos ya no estén más y el fútbol ya no vuelva a ser el mismo.

Sort:  

Este post ha sido votado por Repollo y su Trail.