Cuentos del fútbol: Juan Román Riquelme

in #castellanolast year

Portada.jpg
"Siempre espero que la pelota me haga caso. Cuando la tratas bien, hace caso."

Como siempre decimos, el ‘10’ es un número especial y no cualquiera puede utilizarlo. Por lo general este número era entregado al jugador que marcaba la diferencia, ese que era distinto con tan solo caminar por la cancha. Ese que enamora a un aficionado desde el primer minuto. Esta es la historia de Juan Román Riquelme, el último romántico.


"Cuando las cosas van mal, nos critican; cuando las cosas salen muy bien, también. Yo siempre tengo la suerte de que se la agarren conmigo, porque así mis compañeros viven en paz."

Comenzó a llamar la atención de todos en su debut, pero nos empezó a cautivar con la Selección juvenil de Argentina por allá en 1997, ganando un campeonato sudamericano sub-20 y meses después consagrándose campeón del mundo sub-20 en Malasia donde fue pieza clave para conseguir levantar el trofeo.

2.jpg
"Louis Van Gaal fue honesto conmigo. Yo valoro mucho eso"

Con la albiceleste jugó dos Copas América, una Copa Confederaciones, la Copa del Mundo Alemania 2006 y los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 donde lograría quedarse con la medalla de oro. Cuando uno repasa estos torneos nos quedamos con la sensación de haberlo visto poco con los colores de Argentina. Merecía más, pero son muy lindos los recuerdos que nos dejó.

Vamos a volar en este cuento, vamos a España. Primero a Barcelona, en donde uno de los clubes más grandes del mundo lo esperaba con los brazos abiertos. Pero, para lamento de los catalanes, su entrenador fue Louis van Gaal, que lo utilizó en una posición diferente; y pese a jugar sólo una temporada, enamoró a todos los aficionados del Barcelona y a algunos de sus compañeros, como un tal Andrés Iniesta.

Pero su viaje por tierras españolas lo llevó al Villarreal y ahí si desplegó todo su fútbol. Pese a utilizar el número ‘8’ en sus espalda, su juego era de ‘10’ y llevó al modesto “submarino amarillo” a semifinales de la Copa UEFA y a semifinales de la UEFA Champions League. Ganaron dos veces la Copa Intertoto y llegaron a finalizar en la tercera posición de la liga española.

PicsArt_10-12-12.43.21.jpg
"El año pasado, Alex Ferguson me fue a ver a un hotel y me ofreció ir al Manchester United. Le dije que no"

Riquelme se sentía como en casa, goles hermosos y ni hablar de las asistencias. Fue galardonado en dos temporadas como el máximo asistidor de la liga española, el mejor jugador y el jugador con más arte del campeonato español. Su romance era total, pero su amor estaba en la Argentina.

4.jpg
"Jugar en la Bombonera es como jugar en el patio de mi casa."

Su casa, su club, su equipo, su único amor fue y será Boca Juniors. No hay mucho que decir de esta devoción de los fanáticos por él; así como la de él a cada simpatizante del club xeneixe. Y el porqué es muy claro: 5 campeonatos locales, una Copa Argentina, 3 Copas Libertadores, 1 Copa Intercontinental, 1 Recopa Sudamericana son los títulos que dejó en la vitrina. 388 partidos, 92 goles y más de 100 asistencias; los números que lo colocan entre los 6 jugadores con más partidos en la historia del club. Ídolo máximo del equipo de su vida en donde convirtió goles de todos los colores, en donde dejó jugadas que serán repetidas una y otra vez cada vez que se hable de Román.

Allí en la Bombonera se vio el mayor romance que hubo en los últimos años. Y no hablo de la afición y él; sino de Riquelme y la pelota. Esa que acariciaba cada vez que le tocaba tenerla cerca, esa que trataba de la mejor manera, esa que besaba cada vez que tenía la ocasión.


"Yo amo a este club. Cuando me pongo la camiseta de Boca no me pongo cualquiera. Me pongo mi camiseta. Soy bostero y me voy a morir bostero."

No se olvidó de nada y quiso agradecerle de alguna manera al club que le dio su primera oportunidad y así fue que volvió a Argentinos Juniors para llevarlo a la primera división. Hoy las páginas finales de este cuento nos dicen que decidió dejar el futbol profesional, que ya no lo veremos más dentro de una cancha. Pero yo les puedo asegurar que un amor así, entre este romántico y el fútbol, no se termina jamás. Y si alguno quiere hacer la prueba y pasa muy cerca de la Bombonera, hagan silencio y seguro podrán escuchar “¡Riquelme, Riquelme, Riquelme!”

Sort:  

Personajes que marcan epocas en el deporte. Gracias por compartir con la comunidad.

Este post ha sido votado por Repollo y su Trail.