Concurso #club12 | Antes de amar nadar, ame otra cosa

in blog •  16 days ago


Concurso de Club12

Cuando los periodistas me preguntan si siempre ame la natación, les miento con descaro. Nunca, absolutamente nunca les he contado la verdadera historia que hay detrás de mi amor a nadar. A veces pienso que llegarán a la conclusión que soy alguien débil. Sin embargo, aquí me hallo tecleando, desahogando mis penas. Revelando la verdadera historia que sólo se yo, y que mi corazón esconde profundamente.

Ante de amar a la natación, primero ame a una chica. A decir verdad, aquellos días detestaba el deporte, era un chico gordo y solo iba a las clases de natación por insistencia de mi padre. Según él, yo debía convertirme en una estrella. Hoy en día mi padre se vanagloria de ser mi impulso en el deporte, ¡cuánta mentira! Ese empujón tiene otro nombre.

Ella se llamaba Marina, quizás sea pura casualidad su nombre, pero así se llamaba. Yo era el más lento de los chicos, pero cuando ella llegó se maravilló de mi forma de nadar, mientras los demás me lanzaba correcciones mordaces, ella vino con elocuentes comparaciones de que nadaba como un delfín. Marina activó inconscientemente mi mente y comencé a esforzarme, no quería que sus halagos cesarán.

¡Aun me pregunto cómo nadie se dio cuenta! Era tan obvio cuando me acercaba para nadar cerca de ella, buscaba cualquier pretexto para estar cerca de ella. He oído decir a las personas que las mujeres son el catalizador del hombre ¡Cuanta verdad!, Marina cambió mi vida, se convirtió en la primera mujer que interactuaba con amabilidad. Lo peor fue que no bastaron sus cumplidos, de pronto mi meta fue volverme el primero en la piscina del municipio. Recuerdo esos días que salía a correr en la mañana, llegaba temprano a la piscina y era el último en salir. En vacaciones asistía a las dobles sesiones solo para verla; no obstante, cuando ella no iba mi entusiasmo bajaba considerablemente.

Seguro pensaran que todo esto terminó en una historia de amor idílica, donde me volvía un galán de primera y nos declarábamos nuestro amor eterno. ¡Pues no!, yo seguí entrenando como un idiota convirtiéndome en unos cinco meses el mejor de la piscina. Cinco meses de arduo entrenamiento, ¡claro mi fisonomía cambió también! Adelgace bastante; y aunque aún no agarraba forma de barquilla (como se les dicen a los nadadores) se notaba esos rumbos. Marina se fijó en otro chico, uno nuevo que llego. La diferencia radicaba que el chico estaba bien dotado con una cabellera rubia, brazos fornidos y risa arrebatadora. ¡Aquí entre nosotros era un estúpido que ni siquiera sabía sumar!

Teniendo en cuenta estos pormenores, cualquiera diría que abandonaría todo. La verdad no pude, el entrenador y mi padre aprovecharon mi motivación. No fueron los únicos aprovechados, yo también me abastecí de la piscina. Se convirtió mi consuelo masacrar a los demás al nadar (A los periodistas les digo rebasar) La natación se convirtió en mi amante por despecho.


 

Blog
Instagram
Facebook
Twitter
Steemit
Imágenes con sus respectivos vínculos, separados hecho en Photoshop y Banner con Canvas.


Posted from my blog with SteemPress : http://ricardo993.vornix.blog/2018/11/25/concurso-club12-antes-de-amar-nadar-ame-otra-cosa/
Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

@autovoters y @fuerza-hispana apoyan tu buen contenido :)

logoautovoters.jpg

El amor... Nos lleva a realizar cosas extraordinarias que ni siquiera pensábamos que podíamos hacer, al igual que el desamor... Menos mal que eligió pasar el despecho nadando y no en algo peor xD

Buenísimo, Ricardo ^^